Ir a contenido

Carta al ministro del Interior

Piden cinco años a un guardia civil que suplantó a su superior para alertar sobre Podemos

Tres días más tarde el acusado remitió una nueva misiva en la que se disculpaba por el contenido de la primera

El Periódico / Agencias

El líder de Podemos, Pablo Iglesias.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias. / LUCA PIERGIOVANNI (EFE)

La Fiscalía de Madrid pide cinco años de prisión para un capitán auditor de la Guardia Civil que utilizó presuntamente la identidad de un coronel para remitir una carta al ministro del Interior en la que advertía de que Podemos y su líder, Pablo Iglesias, "ponen en peligro la cohesión social y la unidad de la patria". 

El representante del Ministerio Público imputa a José Miguel G.R. un delito continuado de falsificación de documento privado. El acusado será juzgado el próximo jueves.

El escrito de acusación, sostiene que José Miguel "con ánimo de perjudicar al coronel de la Guardia Civil" redactó una carta el 23 de febrero del 2015 (aniversario del intento de golpe de Estado de Tejero) dirigida al ministro del Interior en la que utilizaba su nombre y apellidos "reproduciendo falsamente su firma". 

En dicha misiva el acusado afirmaba que el Gobierno no había adoptado ninguna medida para evitar el "inminente" peligro que amenazaba a la patria: el "comunista" Pablo Iglesias.

También la envió a dos dirigentes de IU

Siempre con el uso falso de la identidad del coronel acusado advertía en la misiva, que también fue enviada a dos dirigentes de Izquierda Unida, de las "consecuencias terribles" que podría tener un triunfo electoral de Podemos y manifestaba que su primer deber como soldado era reconducir "manu militari" la situación del Gobierno "que se ha revelado desde todo punto de vista inepto e incapaz". 

Las firmas habían sido reproducidas "fraudulentamente" por el acusado de una firma original de un documento auténtico, un contrato de suministro de combustible del 22 de febrero del 2010, extraído por el acusado desde la Comandancia de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife donde prestaba servicio y a cuyo registro tenía acceso por razón de sus funciones como oficial jurídico. 

Tres días más tarde el capitán accedió sin permiso al número de identificación personal de su superior y finalmente "utilizando idéntico procedimiento" remitió una nueva carta en la que venía a disculparse del contenido de la primera carta "y en la que nuevamente utilizó mendazmente su nombre, apellidos, la identificación profesional del citado coronel y la firma de éste".