Ir a contenido

Las muertes en carretera se estancan en la Unión Europea

En el 2018 murieron 25.100 personas en accidentes de tráfico, según las últimas estadísticas de la Comisión Europea

La comisaria Violeta Bulc admite que el objetivo de reducir a la mitad el número de fatalidades para 2020 está en peligro

Silvia Martinez / Bruselas

Estado en que quedó un vehículo tras un choque en la carretera A-394 en Utrera (Sevilla), el pasado febrero.

Estado en que quedó un vehículo tras un choque en la carretera A-394 en Utrera (Sevilla), el pasado febrero. / EFE / RAÚL CARO

La reducción de accidentes mortales en las carreteras europeas lleva un lustro estancada. Según las últimas cifras provisionales publicadas por la Comisión Europea, en el 2018 murieron un total de 25.100 personas en toda la UE, apenas un 1% menos que el año anterior, lo que mantiene el número de víctimas en 49 por cada millón de habitantes. “Es claramente inaceptable”, asegura la comisaria de transportes, Violeta Bulc. De mantenerse la tendencia actual, la Unión Europea no cumplirá con su objetivo de reducir a la mitad el número de muertes en accidente de tráfico para 2020. 

La nueva fotografía vuelve a dibujar un panorama diverso. Los países con los mejores resultados y menos víctimas siguen siendo Reino Unido (28 por cada millón de habitantes), Dinamarca (30), Irlanda (31), Suecia (32) y Malta (38). España y Alemania se sitúan justo detrás, con una media de 39 muertes por cada millón de habitantes, pero lejos de los países que registran un mayor número de fatalidades en sus carreteras como son Rumanía (96), Bulgaria (88), Letonia (78) y Croacia (77). 

Entre los países que consiguieron mayores avances, no obstante, se encuentran Eslovenia, con una reducción del 13% en las muertes en accidente de tráfico, Lituania con un 11%, Bulgaria con un 9% y Eslovaquia y Chipre con un 8%. En el caso de España, su mejoría fue igual de limitada que la registrada con la UE con un recorte en los accidentes fatales de solo el 1%. 

El análisis también confirma que por cada persona muerta en accidente de tráfico hay otras cinco que sufren lesiones graves -en su mayoría peatones, ciclistas, personas en silla de ruedas y otras personas vulnerables- especialmente en áreas urbanas, que les dejan secuelas que exigen rehabilitaciones y tratamientos sanitarios prolongados. Según las estimaciones de Bruselas, los heridos rondarían las 135.000 y estarían especialmente en peligro los peatones mayores de 65 años.

"Es muy decepcionante"

“Es muy decepcionante que las muertes en carretera en la UE apenas hayan disminuido en el 2018. Es el quinto año en el que prácticamente no hay progresos”, admite el director ejecutivo del Consejo Europeo de Seguridad Vial (ETSC en sus siglas en inglés), Antonio Avenoso. Pese a las nuevas cifras, considera que hay motivos para ser optimistas. Por ejemplo, la Unión Europea ha finalizado recientemente dos legislaciones importantes en materia de seguridad vial que ayudarán a reducir los accidentes mortales en carretera al obligar a los nuevos vehículos que se comercialicen en la UE a incluir determinados elementos como el frenado de emergencia automatizado o un asistente de velocidad inteligente para limitar la velocidad. 

El problema es que no entrarán en vigor de la noche a la mañana y que pasarán todavía algunos años para hacerse realidad. “Mientras tanto, los Estados miembros deberían tomar medidas valientes”, reclama Avenoso sobre los excesos de velocidad, la conducción bajo los efectos de drogas y alcohol o las distracciones al volante. “Abordar los problemas de seguridad vial puede generar controversia, ya que las redes sociales ahora tienen una tendencia a magnificar y distorsionar. Pero no podemos ignorar la muerte de 70 personas cada día o 500 cada semana en las carreteras de la UE. No son noticias falsas y hay que darle la prioridad política que merece”, asegura.

Carreteras rurales y jóvenes

El 54% de las muertes ocurridas en el 2017 en las carreteras europeas fueron en vías rurales, el 38% en carreteras urbanas y solo el 8% en autopistas. Las estadísticas también muestran que el 21% de las personas que murieron por accidentes de tráfico fueron peatones, el 15% motociclistas y el 8% ciclistas. El 34% de todas las personas que murieron tenían entre 25 y 49 años y el 13% entre 18 y 24 años lo que significa que los jóvenes siguen siendo uno de los grupos de edad más afectados. Además, el 67% de todos los jóvenes muertos eran conductores y solo el 8% peatones.