NUEVA MOVILIDAD

València prevé cobrar entre 40 y 960 euros a sus vehículos eléctricos compartidos

Cada empresa que quiera dejar uno de sus patinetes en las calles de la capital deberá abonar una tasa anual de 80 euros

Para los cálculos se ha tomado como referencia las tasas por ocupación de vía que se cobran por las terrazas o los cajeros

Una moto eléctrica de alquiler compartido este martes en València

Una moto eléctrica de alquiler compartido este martes en València / Miguel Lorenzo

Se lee en minutos

Nacho Herrero

València ha arrancado los trabajos para establecer una tasa para los vehículos compartidos de alquiler y ha establecido una franja de precios que irá de los 40 euros anuales que se pagarán por un 'seg-way' a los 960 euros que se abonarán por los coches eléctricos, una tarifa esta última en la que se incluye el pago de la ORA.

Las empresas de alquiler de bicicletas eléctricas pagarán 70 euros por cada una de las que tengan, por los patinetes eléctricos se pagarán 80, por las motos eléctricas, que con mucha diferencia son los vehículos que más se han extendido en la ciudad se abonarán 82 euros y por cada 'tuk tuk' se pagarán 100 si es de cuatro plazas y 180 si es de ocho.

La ordenanza no se podrá aprobar antes de que acabe este legislatura pero se espera que salga adelante nada más comience la próxima y según Ramón Vilar, concejal de hacienda, no existe un afán recaudatorio sino de ordenación de un sector que ha eclosionado en cuestión de meses en las grandes ciudades españolas.

Para establecer estas tasas, en València han tomado como referencia las que se cobran a los bares y restaurantes por cada mesa y silla que sacan a sus terrezas o las que abonan las entidades bancarias por los cajeros automáticos que dan a la calle. Como máximo, apuntó el regidor, los precios anunciados se incrmentarán en un diez por ciento.

Todos los vehículos deberán ser de 'cero emisiones' pero, además, se exigirá también que al menos la mitad de la flota auxiliar (la encargada del mantenimiento o redistribución) sea híbrida.

Barcelona y Madrid

Barcelona aprobó a finales de febrero una tasa de 71,5 euros para este tipo de bicicletas y motos, por lo que, de entrada, València recaudará anualmente 11 euros más por moto. Además, está pendiente de estudio la petición de las plataformas que agrupan a las empresas del sector para tener algunas deducciones en los cinco primeros años.

Pero en la capital catalana falta por definir qué tasas deben pagar las empresas por cada patinete eléctrico. En Madrid acaban de aprobar un cupo de 10.000 patinetes eléctricos compartidos, aunque finalmente ha autorizado de momento nueve mil a veintiuna empresas, y una distribución por distritos. Pero, al menos de momento, no ha establecido que tengan que pagar ningún tipo de tasa.

El debate del cupo

En principio, Barcelona también estableció la cifra de 7.300 bicis y motos compartidas, aunque hay un compromiso de revisar al alza ése número y un sorteo como método para elegir a las empresas que podrán prestar estos servicios.

En el caso de València aún debe resolver el número de este tipo de vehículos que admite en sus calles y cómo regula qué empresas pueden ofercer estos servicios. 

Según indicó el concejal socialista, han detectado que en la ciudad puede haber actualmente unas tres mil motocicletas y ciclomotores de siete compañías diferentes y que hay más de treinta interesadas.

Vilar aseguró que manejan un informe que avanza que por cada vehículo compartido (en este caso motos) que se pone a disposición de la ciudadanía, se retiran tres privados en un plazo de tres años y cinco cuando ese plazo sube a un lustro.

Giuseppe Grezzi, edil de movilidad, confirmó esta misma semana que en el pleno de abril, el último antes de las elecciones, está previsto aprobar la nueva ordenanza de movilidad, que será el marco en el que se establezca el número total de este tipo de vehículos (incluidos también coches y patinentes) que pueden ser absorbidos por la ciudad.

Noticias relacionadas

Programa piloto

Su concejalía está trabajando en el informe final del que saldrá esa cifra pero aún no se ha decidido el modelo que decidirá qué empresas prestan el servicio. De hecho, el diario Levante aseguró en su edición de este miércoles que se estudia la posibilidad de poner en marcha un programa piloto con una de las empresas de coches eléctricos.