Ir a contenido

Escándalos en el clero

El Papa agradece a quienes han tenido la "valentía" de denunciar los abusos

Francisco asume que muchos jóvenes se han alejado de la Iglesia o la desprecian por "razones serias y comprensibles" como son los escándalos sexuales y económicos

Efe

El papa Francisco.

El papa Francisco. / ETTORE FERRARI/ EFE

El papa Francisco agradeció "la valentía" de quien denunció los abusos sexuales perpetrados por el clero porque han ayudado a la Iglesia a "tomar conciencia de lo sucedido" y de la "necesidad de reaccionar con decisión", en el documento que se publicó este martes tras el Sínodo sobre los jóvenes.

En la exhortación postsinodal publicada este martes con el nombre de 'Christus vivit' y sexto documento de su pontificado, el Papa recuerda que muchos jóvenes se han alejado de la Iglesia o la desprecian por "razones serias y comprensibles" como son los escándalos sexuales y económicos.

Y en el capítulo titulado 'Poner fin a todo tipo de abusos' recuerda que a los sufrimientos de las víctimas "ningún arrepentimiento puede poner remedio".

El Papa expresa, junto a los abusos, "cariño y reconocimiento" y "gratitud hacia quienes han tenido la valentía de denunciar el mal sufrido: ayudan a la Iglesia a tomar conciencia de lo sucedido y de la necesidad de reaccionar con decisión". 

Y a los jóvenes les pide que se acerquen a aquellos sacerdotes fieles y generosos, y que cuando vean un sacerdote en riesgo le "recuerden su compromiso" y le ayuden "a mantenerse en la buena senda".

"En medio de este drama que justamente nos duele en el alma" Francisco pide que "con la valiosa ayuda de los jóvenes, puede ser realmente una oportunidad para una reforma de carácter histórico" y "evitar que se repitan estas atrocidades".

Prevención

Los abusos sexuales en el seno de la Iglesia fueron uno de los temas que se abordaron en este Sínodo dedicado a los jóvenes durante el pasado octubre.

En el documento, el Pontífice explica que aunque este "es por desgracia un fenómeno históricamente difuso en todas las culturas y sociedades y especialmente en las familias", esto "no disminuye su monstruosidad dentro de la Iglesia".

Renueva el firme compromiso de la Iglesia "en la adopción de medidas rigurosas de prevención que impidan que se repitan, a partir de la selección y de la formación de aquellos a quienes se encomendarán tareas de responsabilidad y educativas". 

Y al mismo tiempo, "no hay que abandonar la decisión de aplicar las acciones y sanciones tan necesarias. "No hay vuelta atrás", zanja el Papa. 

El Vaticano organizó el pasado febrero una cumbre de tres días en la que reunió a los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo y a la jerarquía eclesial donde se aprobaron una serie de propuestas y se prometió que se darán directrices a los obispos para actuar ante estos casos, pero que fueron tachadas de "insuficientes" y "más de lo mismo" por las asociaciones de víctimas.

"En medio de este drama que justamente nos duele en el alma", afirma Francisco, pide que "con la valiosa ayuda de los jóvenes, puede ser realmente una oportunidad para una reforma de carácter histórico".