Ir a contenido

polémica en las ondas

"El 'Phonegate' salpicará a todos en la industria de las telecomunicaciones"

Marc Arazi, presidente de la asociación PhoneGate Alert, augura que la llegada del 5G acabará de disparar el escándalo

Ana Montes

Marc Arazi, presidente de PhoneGate Alert.

Marc Arazi, presidente de PhoneGate Alert. / PIERRICH BOURGAULT

Marc Arazi destapó en el 2016 el 'Phonegate', la, según sus palabras, mayor "estafa de los fabricantes de móviles a los consumidores", que desde entonces aborda a nivel judicial pidiendo la retirada de los modelos infractores. Superan los niveles máximos de SAR, la tasa específica de radiación absorbida por cabeza y cuerpo, según el modelo, que en Europa es de 2 W/kg de peso en 10 gramos de tejido. Esto desvela que llevamos más de 20 años sometidos a más radiación de la permitida, "un riesgo para todos y un fraude a la salud pública". Según el médico francés, esta mala práctica generalizada a la hora de etiquetar el SAR cuenta con el consentimiento de la industria y los gobiernos. En su opinión, el 'Phonegate', que basa su denuncia en documentos oficiales, será 10 veces más importante que el 'Diéselgate'.

-¿Por qué lidera esta batalla?

-Porque es un escándalo que afecta a la salud y a la transparencia.  En su informe del 2016, la Agencia Nacional francesa para la Seguridad alimentaria, Medioambiente y Trabajo (Anses) alertaba sobre los efectos de los campos electromagnéticos de las radiofrecuencias en el bienestar y la función cognitiva de los niños y recomendó revisar las pruebas a los móviles que en Francia hace la Agencia Nacional de Frecuencias (Anfr). Pedí que se hicieran públicos los controles hechos entre el 2010 y el 2012 y demostraron que la mayoría de las marcas (de los 500 modelos analizados) rebasaban el límite de SAR.

-¿Qué supone esto?

-Significa que los fabricantes han engañado a los usuarios de más de 6.000 millones de unidades de teléfonos móviles. Y nadie ha contradicho esta información porque la respaldan estas agencias estatales. A sabiendas de todos, llevamos más de 20 años sometidos a más radiación de la que pensamos y de la permitida. Los reguladores de cada país lo han dejado pasar. Por eso estamos ante un fallo total de la reglamentación de la industria. Tampoco los gobiernos invierten lo suficiente para analizar los móviles: en Francia solo 130.000 euros anuales para 70 modelos.

"Llevamos más de 20 años sometidos a más radiación de la que pensamos"

Marc Arazi

-¿En todo el mundo se ha manipulado el SAR?

-Sí, por eso en junio del 2018 hicimos una petición internacional –aún sin respuesta- para que se retiren o actualicen los modelos infractores vendidos hasta junio del 2017. Canadá retiró el Alcatel U50 en julio del 2018 y desde abril del 2018 en Francia se han retirado más de 100.00 terminales de 10 modelos. Pero aún hay 200 móviles con riesgos para la salud como dos de Xiaomi.

-¿Cómo se hicieron estos controles?

-Antes del 2017, en el laboratorio europeo de Francia se probaron cientos de millones de móviles, para certificar el SAR, a entre 15 y 25 milímetros de distancia de la piel, y de 0 a 5 milímetros, en vez de pegados al cuerpo, a 0 milímetros, como se usan. Muchos superaron el umbral de 2W/kg llegando a 4W/kg: 250 modelos rebasaron de 10 a 20 veces los límites adoptados en 1999 en Europa por recomendación del ICNIRP (la Comisión Internacional de Protección de Radiación no Ionizante), límite que en EEUU es de 1,6 W/kg porque lo fija la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones).

-¿Podemos fiarnos del SAR para garantizar una exposición segura?

-No y está desfasado. Lo estableció el ICNIRP en 150 países y Europa lo incorporó atendiendo al efecto térmico en tejidos y órganos que producen los campos electromagnéticos. Pero también hay efectos no térmicos dañinos que obvia el ICNIRP y que la ciencia independiente vincula con cáncer y móviles. Por eso hemos pedido a las autoridades francesas reemplazar el SAR por un nuevo indicador europeo que asegure protección real incluyendo a los niños, con diferencias morfológicas propias. Estaba previsto en el 2018 pero se ha pospuesto sin fecha.

-¿Es cierto que las pruebas del SAR se determinaron sobre un maniquí de un tamaño superior al promedio?

-Sí, un maniquí del tamaño de un militar G.I estadounidense. Así que el SAR no sirve para niños. La radiación les afecta un 30% más que a un adulto. Por esto la ANSES recomendó en el 2016 retrasar los móviles hasta los 14 años. El público debe tomar conciencia, conocer el impacto de las ondas y regular todo lo que implica su uso. Es serio: daña el ADN, la fecundidad, aumenta el estrés oxidativo… Hay mucha evidencia.

"Los fabricantes han engañado a los usuarios de más de 6.000 millones de móviles"

Marc Azari

-¿Guardan similitudes el 'Phonegate' y el 'Dieselgate'?

-El 'Phonegate' será el escándalo internacional más grande y diez veces más importante que el 'Dieselgate'. El 'Phonegate' no afectará a unos pocos fabricantes; salpicará a todos los que participan en la industria de las telecomunicaciones: operadores, distribuidores, laboratorios de control. Sus posibilidades a nivel judicial son enormes: por parte de consumidores engañados, pacientes y víctimas. Se está priorizando la capacidad tecnológica en vez de la salud, la prevención, la información y la seguridad de los usuarios sobreexponiéndonos a las ondas de nuestros móviles.

-¿Quiere sentar a la industria en el banquillo?

-Nos ha escondido los riesgos de la tecnología móvil e inalámbrica, así que tendrá que dar explicaciones. Todas las medidas de control han sido imaginarias e irreales, por lo que en absoluto podemos confiar en la industria para desarrollar e implantar el 5G. Por eso el 5G y el 'Phonegate' son dos trenes que van a chocar. De momento el 'Phonegate' ya ha servido para que un tribunal italiano condene a su gobierno a informar a la población sobre estos riesgos y se están preparando acciones legales.

Temas: Móviles