Ir a contenido

Campaña de vigilancia para prevenir accidentes

Trànsit pone en ruta coches camuflados contra las distracciones

Las patrullas Espiell vuelven a las carreteras y confirman el uso masivo de los móviles al volante

Dos helicópteros, un avión, 650 cámaras y 1.800 mossos y técnicos vigilarán las carreteras en Semana Santa

Óscar Hernández

Una mañana de patrulla con coche Espiell, o camuflado, de los Mossos dEsquadra en las carreteras. / JOAN CORTADELLAS

Las distracciones al volante son la causa principal de los accidentes. Entre ellas, el uso del móvil se lleva la palma, pero también la manipulación del navegador, el envío de watsaps... Y el único sistema que se ha mostrado eficaz para pillar a los infractores es el uso de coches policiales camuflados, llamados Espiell (mirilla), que este año se han reincorporado a las principales carreteras.

Los conductores suelen soltar el móvil cuando ven una patrulla logotipada (con distintivos), pero no si el que se pone a su lado es un vehículo cualquiera en el que viajan policías. «A veces van tan distraídos que ni ven que hay dos mossos de uniforme en el coche camuflado», explica Marc Patxot, jefe del Área Regional Metropolitana Sud de Trànsit de los Mossos d’Esquadra, con sede en Sant Feliu de Llobregat.

Sorpresa

«Normalmente, los conductores ponen cara de sorpresa cuando les sorprendes conduciendo y hablando o manipulando el móvil –añade–. Lo primero que te dicen es que les han llamado del colegio de los niños, que se trata de una urgencia... Pero aceptan la sanción y hasta acaban reconociendo que lo estaban haciendo mal y que ponían en peligro su seguridad y la de los demás».

Los vehículos Espiell comenzaron a utilizarse hace una decena de años, pero la falta de agentes provocó que se prescindiera de sus servicios. La elevada siniestralidad del año pasado ha vuelto a ponerlos en las carreteras desde finales de enero.

«Las distracciones son, muchas veces combinadas con la velocidad, la principal causa de los siniestros. Mientras se conduce hay que estar concentrado en la circulación», recuerda Óscar Llàtzer, coordinador de Movilidad y Seguridad Viaria del Servei Català de Trànsit (SCT), que pide a los conductores que se conciencien y que no manipulen el teléfono ni ningún otro dispositivo cuando están al volante.

‘Zero alcohol, Mòbil Off’

Además de la vigilancia camuflada, que también se realiza desde el helicóptero cuando este sobrevuela los accesos a Barcelona en las horas punta de los días laborales, Trànsit insiste con las advertencias en los paneles de las autopistas y autovías. Esta semana se pueden leer los mensajes Zero alcohol. Mòbil off. Viatja segur y también Al volant, zero distraccions.

El objetivo es siempre reducir la siniestralidad, sobre todo en el mes en que se llevará a cabo la mayor operación especial de tráfico del año, cuando más coches entran y salen del área metropolitana de Barcelona en menos tiempo.

Esta Semana Santa, del viernes 12 al lunes 22 de abril,  saldrán del área metropolitana de Barcelona un millón de vehículos en dos fases, la primera mitad el Viernes de Dolores y la segunda la semana siguiente, el Viernes Santo. Pero todos regresarán entre el domingo y el Lunes de Pascua. Un millón de coches.

«Es la operaciòn salida y retorno más importante del año, seguida de cerca por Sant Joan», explica Jan Peña, responsable de Gestión del Tráfico del Centre d’Infomació Viària de Catalunya (Civicat)del SCT, donde se controla la movilidad en los 12.000 kilómetros de carreteras catalanas. «Esta Semana Santa trabajaremos todos», añade.

Por tierra y aire

El despliegue va a ser el mayor posible. Volarán los dos helicópteros de que dispone el SCT (el oficial y el de sustitución), pero también su único avión bimotor. Los tres medios aéreos permiten grabar imágenes y transmitirlas en directo al Civicat, donde varios técnicos vigilan en tiempo real la circulación en toda Catalunya con la ayuda de 650 cámaras. «Y donde no llegan estas cámaras, porque la mayoría están en los accesos del área metropolitana, disponemos de las imágenes aéreas y también de las de cuatro vehículos EMIV (equipos móviles de información viaria) , que también graban el estado de las carreteras que se les asignan», añade Peña.

La utilización de todos estos medios, a los que se suman unos 1.800 mossos d’esquadra que estarán sobre el asfalto y 30 equipos de señalización (personal de carreteras que se encarga de marcar desvíos o poner carriles adicionales con conos), se realizará especialmente coincidiendo con las dos salidas y el único retorno.

La experiencia de otros años

«El retorno ya es más tranquilo en los últimos años porque la gente se acostumbra a volver antes para evitar las colas del lunes por la tarde», explica Raúl García, jefe de sala del Civicat, donde también se facilita información en tiempo real a los medios de comunicación para que los conductores puedan evitar los atascos modificando sus horas de salida.

De ayuda serán también los tradicionales carriles adicionales en la AP-7 (Sant Celoni) y en la C-32, entre otros puntos. «Además trabajamos con previsiones en función de los problemas registrados años anteriores sobre las horas y los puntos conflictivos», indica Inma Selva, coordinadora del Civicat, quien ultima estos días con sus compañeros el plan definitivo para esta Semana Santa. De momento, se sabe que este año vigilarán además los traslados cortos en los destinos vacacionales.