Ir a contenido

nueva modalidad

Alerta de los Mossos: así se roban bicis de alta gama

El ladrón se hace pasar por un experto y engaña a su víctima

El Periódico / Barcelona

Un ciclista circulando por Barcelona

Un ciclista circulando por Barcelona / JOAN PUIG

Ciclistas, cuidado con los desconocidos. Y, sobre todo, si se hacen pasar por expertos en la materia y pretenden probar lo bien que funciona tu bicicleta. Los Mossos d'Esquadra han detectado una nueva modalidad de robo de velocípedos, concretamente de alta gama, con un 'modus operandi' muy marcado. El timo de la estampita llevado a las dos ruedas. Del qué bonita es, déjamela a ver lo ligera que es, al adiós definitivo y a la carrera. Es la "estafa de la bicileta", según la policía de la Generalitat.

Estos hurtos tienen un denominador común: el ladrón circula en bicicleta y se acerca a un ciclista, se une a la ruta de éste y empieza a conversar con él para ganarse su confianza. El caco, que utiliza una de alta gama, se hace pasar por médico deportivo, entrenador personal o escecialista técnico en bicis o, incluso, por un propietario de una marca deportiva. Una vez establece un mínimo de confianza con su víctima, el faso experto le propone desviarse de la ruta. Es entonces, cuando aparece en escena una segunda persona que simula ser su mujer o un amigo. Esta pide al futuro estafado poder probar su bicicleta y, una vez la tiene, los dos ladrones huyen del lugar y desparecen. Poco puede hacer infortunado corredor para evitar el hurto.

Con violencia

En otras ocasiones, con cualquier excusa, el ladrón se queda con la víctima, solo con la bici de este último. Entonces le pide de probarla y aprovecha para huir con ella. La policía también tiene constancia que, en algunos casos, los delincuentes han exhibido un arma blanca para intimidar a los ciclistas y logar robarle la bicicleta o han recurrido a la violencia y a la agresión para conseguir su objetivo. 

La policía autonómica tiene constancia de una quincena de robos de este tipo en toda Catalunya desde principios del 2018. El valor de lo sustraído asciende a 95.000 euros. Los Mossos mantienen abierta una investigación para identificar y detener a los autores. La misma policía de la Generalitat califica esta práctica como la estafa del ciclista-