Ir a contenido

Dos detenidos

Estrangulado hasta la muerte y quemado un sintecho en Gran Canaria

La víctima, de 61 años, se desplazaba en silla de ruedas tras la amputación de las dos piernas

El Periódico

La Policía Nacional detiene a dos personas por estrangular y quemar a un indigente en Gran Canaria. / POLICÍA NACIONAL

Agentes de la Policía Nacional han detenido en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) a un hombre de 43 años de edad y a una mujer de 50 por matar a una persona sin techo. La víctima, de 61 años de edad, pernoctaba en un recinto abandonado de la localidad turística y se desplazaba en silla de ruedas tras la amputación de las dos piernas. Allí fue estrangulado y posteriormente quemado tras ser rociado con un acelerante.

Una intensa investigación policial que se prolongó durante dos meses permitió identificar a los presuntos autores.

El pasado 11 de enero, la Policía Nacional fue alertada del crimen. Numerosas gestiones permitieron determinar que el hombre fue estrangulado y, tras fallecer, rociado y quemado con un acelerante del fuego.

Finalmente, la investigacíon llevó a los agentes hasta un hombre de 43 años de edad, de nacionalidad española y con antecedentes policiales, y de una mujer de 50 de nacionalidad irlandesa y sin antecedentes. Ambos, residentes en el sur grancanario. Fueron detenidos por el crimen.

Posible venganza

"El móvil que barajamos es la venganza", ha explicado a la prensa el jefe del grupo de Homicidios de la Comisaría de Maspalomas, José Cabal, que ha detallado que la víctima tenía pendiente un juicio por haber apuñalado en el 017 al hombre ahora sospechoso de su muerte.

Cabal ha manifestado que, a la espera de que se completen los informes, creen que pasó un tiempo -aún por determinar- desde que los detenidos supuestamente estrangularon a la víctima hasta que la quemaron.

La Policía ha subrayado que el trabajo para resolver este crimen ha sido particularmente laborioso porque el escenario donde apareció el cadáver estaba muy dañado, no solo por el fuego, sino por la acción del extintor que se utilizó para apagarlo.