Ir a contenido

La matemática Eva Miranda: "¡Ya era hora que le dieran el Nobel a una mujer!"

EFE

La catedrática del departamento de Matemáticas de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC) Eva Miranda ha exclamado este martes: "Ya era hora que le dieran el Nobel de matemáticas a una mujer".

La estadounidense Karen Keskulla Uhlenbeck se ha convertido hoy en la primera mujer en ganar el premio Abel, considerado el "Nobel" de las matemáticas, en la década y media de historia del galardón.

Uhlenbeck, de 76 años, ha sido premiada por sus "logros pioneros" sobre ecuaciones diferenciales parciales geométricas, la teoría de gauge y los sistemas integrables", así como por el "impacto fundamental" de su trabajo en temas de análisis, geometría y física matemática, según el fallo difundido hoy en Oslo.

Miranda, matemática y licenciada en Álgebra y Geometría por la UB y especializada en sistemas dinámicos, ha valorado el premio a su colega americana: "una mujer más que extraordinaria ha ganado el premio Abel, 'ya era hora'".

La catedrática de la UPC, que es la primera matemática española y la segunda mujer --después de Hélène Esnault- en ganar una Cátedra de Excelencia de la Fundación de Ciencias Matemáticas de París, ha destacado que Uhlenbeck "es un modelo para los matemáticos y las matemáticas de todo el mundo".

"Por fin un Premio Abel para una mujer después de 16 años y 19 hombres", ha insistido Eva Miranda, que también forma parte del gobierno de la Barcelona Graduate School of Mathematics (BGSMath).

"Es una excelente noticia: el tiempo nos da la razón, hay una larga lista de mujeres entre las cuales elegir, el problema es que para ganar algún premio si eres mujer tienes que ser más que extraordinaria", ha subrayado la matemática española.

Según Miranda, "la aportación de Uhlenbeck a las matemáticas es imponente y toca tres ámbitos disciplinarios que confluyen y se entrelazan entre sí. El primero es el análisis geométrico. Su conocimiento de las ecuaciones diferenciales y de técnicas geométricas le permitió entender de forma intuitiva un fenómeno llamado bubbling".

Como el nombre sugiere, el bubbling tiene que ver con las pompas de jabón, ya que está relacionado con el estudio de superficies minimales, como las construidas por las pompas de jabón, en particular de las esferas dentro de otros espacios.

Otro de los ámbitos en los que ha destacado la nueva premio Abel es el estudio de sistemas integrables, un campo relacionado con la solución de ecuaciones diferenciales en problemas físicos, como los problemas de trayectorias de los satélites o hasta problemas mucho más teóricos en la frontera entre matemática y física, como la llamada mirror symmetry.

Otro pilar del conocimiento de Uhlenbeck, según Miranda, es el de la física matemática, y en especial la llamada teoría de Yang-Mills, un problema directamente relacionado con la teoría de la relatividad general de Einstein y con el problema de cómo tomar medidas por parte de dos observadores diferentes en un campo gravitacional (la gravedad es una de las 4 fuerzas fundamentales).

"La vida de Uhlenbeck nos demuestra lo que pasa demasiado a menudo con las mujeres: nuestro trabajo queda escondido, se necesita más tiempo para reconocerlo y finalmente, siempre somos 'las mujeres de', como le pasó a la galardonada de hoy", ha recalcado Miranda.

La profesora española ha recordado que Uhlenbeck "tuvo que ser ninguneada en muchas universidades donde trabajaba, y tuvo que seguir a su marido, también catedrático, del cual finalmente se divorció".