Ir a contenido

Una iniciativa pionera en Europa

Un teléfono gratuito alivia a las víctimas de los accidentes de tráfico

El 900 100 628, que funciona todo los días del año, ha atendido ya a más de 2.000 personas

Óscar Hernández

Accidente de tráfico en Barcelona en el 2018.

Accidente de tráfico en Barcelona en el 2018. / CARLOS MONTAÑÉS

"Mi marido murió en un accidente. Yo me sentía muy hundida y mi familia también. Por eso no podía acudir a ellos. En el Servei d’Informació i Atenció a les Víctimes de  Trànsit (SIAVT) me escucharon y ayudaron", explica Lourdes Martínez, una de las 2.380 personas que desde el 2012 han marcado el teléfono gratuito 900 100 628 después de sufrir el impacto de un grave accidente de trafico.

El número de asistencias en estos siete años no es elevado si se compara con los 2.000 accidentes con muertos o heridos graves que se registran anualmente en las carreteras. Por eso ahora el Servei Català de Trànsit (SCT) está renovando la página web e informando de la existencia de este servicio gratuito en muchos de sus mensajes.

Todos los días del año

El SIAVT es pionero en España y en el resto de Europa. "Nació por la necesidad que plantearon las asociaciones de víctimas de tráfico en el 2012 para que se ayudara a estas personas", explica Anna Pintó, responsable de Planificación de Seguridad Viaria del SCT. El contacto se realiza a través del teléfono 900 100 268, donde un equipo de cuatro profesionales atiende todos los días del año, de nueve de la mañana a ocho de la tarde, a las personas que han sufrido un accidente directamente, porque iban en un vehículo siniestrado, y también a sus familiares, que muchas veces se ven incapaces de superar un fallecimiento o de saber cómo ayudar a una persona con discapacidad.

"Nosotros facilitamos orientación, información y la ayuda inicial. Desde consultas en el ámbito jurídico hasta explicar cómo tienen que adaptar una vivienda  o en qué centros se realiza rehabilitación", explica Cristina Arto, psicóloga del SIAVT, que atiende las consultas desde un centro de llamadas del Reial Automòbil Club de Catalunya (RACC), que ganó el concurso para hacerse cargo de este servicio.

"La mayoría de las personas que nos llaman se sienten indefensas. Nosotros les ayudamos a encajar las piezas de todo lo que se rompe tras un accidente siempre inesperado. A veces incluso nos desplazamos para poder ofrecer esta ayuda en persona", añade Arto, para quien los casos más complejos son "los de los padres que han perdido a sus hijos".

Culpabilidad

"Una de las cosas que más vemos cuando fallece una persona en un accidente es que sus familiares se sienten culpables porque tienen cosas pendientes, porque ese día no le dieron un beso, porque no le dijeron que cogiera un taxi... Es la culpabilidad por no haber podido evitarlo", dice Arto.

La información sobre el SIAVT llega a las víctimas directas o colaterales, sobre todo a través de los Mossos d’Esquadra que les facilitan un folleto. Y también a través de las varias asociaciones de víctimas y de los ambulatorios y otros centros de salud.

Tras haber recibido una nota de 8,02 sobre 9 de los usuarios, el SCT está renovando ahora la página web para divulgar mejor el SIAVT. Y de su experiencia ya se están cambiando cosas. Ahora se envían psicólogos a atender y aliviar a víctimas graves, y también cuando hay que informar a alguien de que la persona que más quiere acaba de morir en un accidente.