Ir a contenido

Los menores tutelados en Castelldefels serán trasladados a otro centro

La alcaldesa de la localidad asegura que ese alojamiento era transitorio y de urgencia

Efe / Barcelona

El centro de colonias de Castelldefels que acoge a los menores extranjeros no acompañados.

El centro de colonias de Castelldefels que acoge a los menores extranjeros no acompañados. / PAU MARTI

Los 35 menores extranjeros no acompañados (menas) del centro municipal de Castelldefels (Barcelona), que fue asaltado el sábado por la noche por un grupo de encapuchados, serán trasladados este lunes a otro equipamiento acondicionado a sus necesidades.

Así lo ha afirmado este lunes la alcaldesa de Castelldefels, María Miranda, después de que unos 25 encapuchados entraran el sábado por la fuerza al centro, causaran destrozos y agredieran a dos educadores y un interno, que fue trasladado a un hospital.

En declaraciones a los periodistas, la alcaldesa ha condenado los hechos y ha recordado que los 35 menas llegaron el pasado mes de diciembre al centro Cal Pinxo, propiedad del Ayuntamiento y dedicado a la formación medioambiental, por un período "transitorio" y "de urgencia", mientras la Generalitat les buscaba un lugar más adecuado.

"Incluso se hablaba de un mes, pero después de pasar este tiempo se ha ido alargando la estancia", ha explicado Miranda, que ha asegurado que tenía la "confirmación" de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) de que el día 15 de marzo, el próximo viernes, la Generalitat trasladaría a los menores a un nuevo centro.

"Donde llevan instalados este tiempo es un centro de educación ambiental y no estaba destinado a ser refugio de estos menores no tutelados", ha indicado.

Decisión "unilateral"

Sin embargo, a raíz de los incidentes ocurridos el fin de semana, el traslado de estos menores se ha precipitado y serán llevados hoy mismo a otro equipamiento, según la alcaldesa, que ha subrayado que la decisión de ubicar a este grupo de menores en Cal Pinxo, equipamiento situado a las afueras del municipio, fue adoptada de forma "unilateral" por la Generalitat por una cuestión de necesidad, pese a no disponer el centro de unas "condiciones adecuadas".

María Miranda ha comentado que los menas acostumbraban a bajar al pueblo en grupo y que en varias ocasiones se habían producido "pequeñas peleas sin mayor importancia" con jóvenes del municipio.

El mismo sábado por la tarde un grupo de menores migrantes que volvían al centro y jóvenes del municipio habían protagonizado una discusión que acabó con el lanzamiento de piedras.

Poco después, los jóvenes del municipio se habrían dirigido al centro que acoge a los menas causando daños materiales y agrediendo a tres personas, que fueron atendidas en un hospital, por los que los Mossos abrieron diligencias para aclarar los hechos e identificar a los autores.