29 oct 2020

Ir a contenido

época oscura

El Vaticano facilitará que se investigue el papel de la Iglesia en el holocausto nazi

El Papa ordena abrir los archivos secretos de la segunda guerra mundial para aclarar el papel que jugó Pío XII

El Periódico

El papa, durante una visita a San Crispino da Viterbo, este domingo.

El papa, durante una visita a San Crispino da Viterbo, este domingo. / EFE / CLAUDIO PERI

El papa Francisco anunció este lunes que el 2 de marzo del 2020 se abrirán los archivos secretos relativos al pontificado de Pío XII (1939-1958) para aclarar la acusación de que aquel Pontífice no levantó la voz contra el nazismo durante la segunda guerra mundial, algo siempre negado por el Vaticano. 

En el pasado, diferentes asociaciones y el comité de diálogo interreligioso judío y católico "International Jewish Committe on Interreligious Consultations" habían solicitado poder conocer la documentación relativa a la época de Pío XII existente en los archivos vaticanos, sobre todo después de que comenzase su proceso de beatificación.

Muchos han acusado al papa Pacelli de no haber clamado contra los crímenes del nazismo, comenzando por la redada del gueto de Roma, el 16 de octubre de 1943, cuando a pocos metros del Vaticano, 1.022 personas fueron deportadas a Auschwitz y solo volvieron 16.


Francisco había dado siempre su beneplácito a la apertura de los archivos y había destacado que Pacelli en secreto salvó a muchos judíos, pero la mole de documentos de los casi 20 años de pontificado había retrasado el trabajo para su catalogación.
En los últimos diez años, unas 12 personas, bajo la dirección de Sergio Pagano, prefecto del Archivo Secreto, se han ocupado de ordenar 16 millones de documentos, más de 15.000 sobres y 2.500 archivos. "Asumo esta decisión después de escuchar la opinión de mis colaboradores más cercanos, con una mente tranquila y confiada, segura de que la investigación histórica seria y objetiva podrá evaluar en su luz correcta con la crítica apropiada, momentos de exaltación de ese Pontífice y, sin duda, también momentos de serias dificultades, de decisiones atormentadas, de prudencia humana y cristiana", dijo Francisco.

Diplomacia activa pero oculta

Dichas decisiones para algunos podrían parecer una reticencia, en cambio, "fueron intentos, humanamente muy combatidos, para tener encendida, en períodos de densa oscuridad y crueldad, la llama de las iniciativas humanitarias, de la diplomacia oculta pero activa, de la esperanza en las posibles aperturas de los corazones", argumentó hoy Francisco.
Por otra parte, el papa argentino aseguró que "la Iglesia no le teme a la historia, sino que la ama" y confió "a los investigadores este patrimonio documental".

Los archivos sobre Pío XII se catalogan en tres grandes grupos: los de las representaciones pontificias (nunciaturas), los de la Secretaría de Estado y los de las congregaciones romanas y de otros departamentos vaticanos. 
Las aperturas del Archivo Secreto Vaticano a los estudiosos comenzó en 1881 durante el Pontificado de León XIII (1878-1903) y posteriormente el principio seguido por los pontífices ha sido abrir los archivos a los estudios "pontificado tras pontificado" y no a partir de un determinado límite de tiempo. 

El 18 de septiembre de 2006 ya el Vaticano abrió al público toda la documentación relativa al pontificado de Pío XI (1922-1939) existente en el Archivo Secreto vaticano, entre la que destacan documentos sobre la guerra civil española (1936-39), de la alemania nazi y de la italia fascista.

Hasta ahora, el Vaticano solo ha accedido a abrir a los historiadores, en 2004, la "Inter Arma Caritas, la oficina de información vaticana para los prisioneros de guerra instituida por Pio XII (1939-1947)", un libro que recoge las fichas de 2.100.000 prisioneros de la II Guerra Mundial sobre los que se pidió información. 

En 1965, el Vaticano publicó una amplia documentación recogida en doce volúmenes bajo el título "Actos y documentos de la Santa Sede relativos a la II Guerra Mundial" donde ya aparecían mucho material sobre el pontificado de Pio XII.