Ir a contenido

El presidente del Comité de Bioética: "Regular la gestación subrogada es un atentado en cierto modo a la dignidad"

Federico de Montalvo deplora el "negocio" en torno a la maternidad por subrogación, que "consagra la vulnerabilidad"

El jurista opina que la prostitución es "una de las expresiones de mayor explotación de la mujer" y ve con buenos ojos el modelo abolicionista sueco

Patricia Martín

El presidente del Comité de Bioética, Federico de Montalvo. 

El presidente del Comité de Bioética, Federico de Montalvo.  / JOSÉ LUIS ROCA

La proximidad del Día Internacional de la Mujer Trabajadora y la precampaña de las elecciones generales ponen de actualidad debates éticos en torno a los derechos de las mujeres, en los que el Comité de Bioética, órgano consultivo del Ministerio de Sanidad, tiene mucho que decir. Desde mediados de enero, su presidente es Federico de Montalvo (1966, Madrid), profesor de Derecho de la Universidad de Comillas y miembro del Comité de Bioética de la Unesco. 

¿Es ético regular la maternidad subrogada en España, como defiende Ciudadanos?

Dadas las circunstancias y condiciones que existen en la actualidad, regularla no es adecuado. Si la pretensión es evitar que la gente se vaya fuera y lo haga en España, en otros países que lo han hecho con ese propósito, como el Reino Unido, los datos son confusos pero indican que las salidas no se han interrumpido. Además al regular esta práctica estás legitimando el fenómeno y alguien se podría preguntar por qué no puedo seguir acudiendo fuera.

¿Habría entonces que prohibir las empresas que facilitan la gestación subrogada en el extranjero?

Es contradictorio que la ley declare la nulidad de un contrato, pero a la vez permita ofrecerlo. A mí el entorno de negocio no me gusta. Los contratos entran en espacios de la vida poco defendibles, como quién decide sobre la malformación del feto o las conductas sobre el embarazo. Leon Kass hablaba de la sabiduría de la repugnancia. Hay cosas en las que inicialmente uno no tiene muchos argumentos en contra, pero si uno explora el fenómeno, aparecen elementos que cuadran poco con el concepto de dignidad. En poco sostenible limitar algo a una persona que lo hace libremente, pero cuando observamos el entorno, surgen dudas infundadas sobre si estamos hablando de una gestación comercial siempre o al menos en muchos casos. Además, que haya un caso de libertad de la gestante o de altruismo, no significa que todas sean libres, la excepción no convierte a una conducta en admisible. Aunque existan casos muy excepcionales, regular el fenómeno, es consagrar la vulnerabilidad y un atentado en cierto modo contra la dignidad.

"Aunque existan casos de libertad de la gestante, regular la maternidad subrogada es consagrar la vulnerabilidad" 

¿Y ve oportuno restringir las filiaciones de los niños?

Los niños no tienen culpa de nada. Al registrarlos abrimos una puerta falsa a la gestación subrogada, lo acepto, pero prefiero eso a sacrificar a los niños. Y no cabe una solución intermedia, o excluyo al niño o lo incluyo. 

¿Es partidario de abolir o de regular la prostitución?

Mi gran duda es parecida a la anterior, ¿realmente hablamos de libertad de las prostitutas y en cuántos casos? Uno comprueba, a través de las noticias, permanentes casos de explotación de mujeres. La prostitución se ha convertido en una de las expresiones de mayor explotación de la mujer, y además de chicas muy vulnerables que vienen de otros países. Es un fenómeno que no me gusta y me sorprende que España, que ha avanzado tanto en materia de igualdad, sea uno de los países que destaca en prostitución

¿Tendería entonces más hacia la abolición?

El modelo sueco no me disgusta, en los países nórdicos es un fenómeno prohibido y es una sociedad avanzada en derechos. Es verdad que es una cuestión compleja, porque entramos en el debate de si hay o no libertad de la prostituta.  

¿Y en el porno, en esos vídeos que muestran violencia sobre las mujeres, habría que introducir algún tipo de control?

Es que no se puede prohibir. Limitarlo como en países árabes, es imposible en el nuevo espacio tecnológico. Otra cosa es insistir en la educación sexual de los chavales. Hacerles ver que ese rol que creen que es el ideal y pueden intuir en el porno, es una idealización y sobre todo trasforma a la mujer en un objeto. Todos vemos películas donde se ofrecen personajes ficticios y no tenemos por qué reproducirlos. La clave es la educación en afectividad. 

"La clave contra el porno es la educación en afectividad"

¿España debería volver a una ley de supuestos en el aborto, como defienden algunos líderes del PP?

El Comité de Bioética apoyó el anteproyecto de Alberto Ruiz-Gallardón, aunque algunos emitimos un voto particular. Es un tema jurídicamente muy complejo, pero desde el punto de vista ético, sin culpabilizar a nadie, no me parece un hecho positivo. No se aborta por gusto, es una desgracia. El problema es como lo resuelves jurídicamente. La ley de plazos no me gusta, tiene algunos elementos para que sea declarada inconstitucional, pero no me gustaba tampoco el modelo de supuestos del 85. Habría que explorar sistemas alternativos como los alemanes, donde se ha intentado implantar un modelo de información orientada hacia que la mujer vea que hay otras opciones y que el Estado tiene interés en proteger la vida del feto. No es un modelo basado en culpabilizar, sino de educar. Sobre todo para impedir más de un aborto. 

Respecto al abuso de menores, ¿qué cambios legales introduciría?

En este campo, uno de los problemas es que los profesionales sanitarios, que tienen que confirmar si ha existido o no violencia o abuso infantil, diagnostican en un entorno de miedo al error. No es el elemento principal pero creo que habría que crear protocolos y reformar el sistema de responsabilidad médica, para que el profesional no sea responsable si se equivoca. 

"Hay que reformar el sistema de responsabilidad médica a la hora de diagnosticar los abusos sexuales"

¿Cree que la Iglesia española está haciendo lo suficiente para reparar a las víctimas?

Mi sensación es que está haciendo mucho, no para reparar, pero ha hecho una expresión de reconocimiento de algo complejo, de manera absolutamente abierta. 

¿Es partidario de que se permita la eutanasia?

Es un tema jurídicamente sencillo pero éticamente más complejo, negarle a alguien la posibilidad de morir. Aún así, no creo que sea el gran debate, sino la universalización de los cuidados paliativos, ante el reto del envejecimiento social. El problema es cuando hablamos de enfermos no terminales que solicitan morir. El Comité de Bioética alemán se ha pronunciado en contra de la eutanasia pero ha planteado que a estos enfermos se les dé apoyo psicológico.