Ir a contenido

DEVUELTOS A LA BIBLIOTECA ARÚS

Recuperados 9 libros de los siglos XVIII y XIX sustraídos en la posguerra

Los ejemplares, sobre el movimiento obrerista en Catalunya, estaban a punto de venderse en internet

El Periódico

 Los libros recuperados por los Mossos.

 Los libros recuperados por los Mossos. / EL PERIÓDICO

Los Mossos d'Esquadra recuperaron a finales de enero pasado nueve libros, de los siglos XVIII y XIX y procedentes de una biblioteca pública de Barcelona que era un referente mundial en obrerismo de los siglos XIX y XX, que fueron sustraídos en los años primeros años de la posguerra civil.

Según ha informado este domingo la policía catalana, uno de los libros que han podido ser recuperados estaba a punto de venderse por internet.

La investigación se inició precisamente después de que un anuncio de un libro antiguo en una web especializada en la compraventa de antigüedades y coleccionismo alertara a los responsables de la biblioteca Arús de Barcelona.

Este ejemplar, que contenía temática especializada de la institución, se ofrecía a la venta y llevaba sus sellos estampados en el interior.

Biblioteca Arús

La biblioteca Arús, que dispone de un fondo de más de 80.000 ejemplares centrados en el obrerismo en Catalunya desde el siglo XVIII, no ha vendido ningún libro, ya que sólo compra o recibe donaciones, y tampoco ha cedido ejemplares, pero los libros son de consulta gratuita y pública en sus instalaciones.

La investigación ha permitido concluir que los libros se sacaron de la Biblioteca los años posteriores a la Guerra Civil, mientras estaba cerrada al público.

Solo algunas personas lograron llevarse libros con el compromiso de devolverlos, pero en algunos casos no fue así; posteriormente, una vez estas personas ya habían muerto, los herederos los encontraban y, habitualmente, los entregaban a la biblioteca.

Los libros recuperados, que ya han sido devueltos a la biblioteca Arus, procedían de la herencia de unas personas que habían residido cerca de este establecimiento décadas atrás.

Las herederas los habrían vendido a un anticuario de Barcelona dentro de un lote procedente de la biblioteca personal de los familiares fallecidos.

Un anticuario adquirió un lote importante de libros que formaban esta colección, entre los que se hallaban los que ahora se han intervenido, con la intención de venderlos.