Ir a contenido

INCIDENTE EN LA FERIA DE MÓVILES

El Mobile, la conciliación y el veto a los bebés

Una madre intentó el miércoles acceder con su lactante pero la organización le dijo que tenía que avisar antes

En ediciones anteriores también hubo neonatos que se quedaron en la calle, a no ser que fueran robots

Carlos Márquez Daniel

Una madre que no pudo acceder al Mobile World Congress con su bebé.

Una madre que no pudo acceder al Mobile World Congress con su bebé. / TWITTER BECALPIN

Sí al 5G y los móviles con pantallas flexibles. Pero no a las madres con bebés. El Mobile World Congress cerró el jueves otra exitosa edición en Barcelona pero registró un incómodo episodio en el 4YFN, la plataforma de negocio de start-ups, al no permitir que una madre entrara con su bebé. Sucedió el miércoles cuando Berta Calders se presentó con su pequeño a cuestas y no pudo acceder al recinto porque los menores de 16 años, tal y como dictan las normas de la feria, tienen vetado el acceso. Compartió el caso en internet y se abrió la caja de Pandora. 

GSMA, la empresa que organiza la feria desde el 2006, se apresuró en responder alegando que es necesario avisar con antelación para que un congresista pueda entrar con su pequeño lactante o con cualquier menor de 16 años. Todo esto sucedía, por cierto, el día en el que el 4YFN ponía de relieve el talento femenino durante el denominado 'día de la mujer' del certamen. "¿Cuándo dejaremos, como sociedad, de discriminar a nuestros bebés y por lo tanto a sus cuidadores? indignante...", escribía la afectada en su cuenta de TwitterWomen in Mobile, la comunidad de mujeres que trabaja en el sector del móvil, no tardó en dar su punto de vista sobre lo sucedido. "Para todos aquellos que se preguntan si son necesarias más acciones para promover la igualdad de género", tuitearon, adjuntando el mensaje de la afectada.

El marido de Calders respondió a GSMA también desde las redes sociales compartiendo su perplejidad por el hecho de que la organización "no considere a los padres como parte integrante de la comunidad de negocios", y expresando su perplejidad ante la posibilidad de que al aviso previo le siga la prohibición a según qué casos. "Considero que mientras no afecte a la seguridad de los demás, es nuestra responsabilidad, la de mi mujer y mía, decidir sobre el cuidado de nuestro bebé", prosigue. 

Los antecedentes

No es la primera vez que el Mobile se encuentra con esta incómoda situación. Ya en el 2016, otra madre -Caroline Ragotdirectora de producto en Infojobs- llegó con su niño en un cochecito y se quedó sin poder acceder al Mobile World Congress. Así compartió su indignación. 

Ese mismo año, un padre que cuidaba de su bebé mientras su mujer estaba dentro (tampoco la dejaron entrar con el pequeño) fue invitado a abandonar la zona a pesar de que él, tal y como relató a través de las redes sociales, se encontraba fuera del edificio, en la plaza adyacente al acceso sur de Fira Gran Via.

Curiosamente, en el Mobile sí se ha visto estos días a un bebé disfrutando de la feria sin ningún tipo de problema. Al margen de que su madre avisara con antelación (es un suponer), la principal diferencia con el resto de neonatos que han intentado entrar es que en este caso se trata de un robot. Se llama Liku y es 'made in Corea'.