Ir a contenido

conflicto

La asociación contra las pseudoterapias denuncia "acoso judicial" de los curanderos

La ministra de Sanidad, Luisa Carcedo, celebra que la Fiscalía investigue a los gurús de la 'terapia de la lejía'

El Periódico

Cápsulas y otros elementos de la llamada medicina alternativa.

Cápsulas y otros elementos de la llamada medicina alternativa. / EL PERIÓDICO

La Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (Apetp) ha denunciado este lunes el "acoso judicial" al que está siendo sometida. La asociación se enfrenta a "una decena de procesos judiciales y una veintena de amenazas legales por parte de lobis de promoción y venta de pseudoterapias", según afirma.

La entidad denuncia un "acoso jurídico al cual se ven sometidos desde que inició su actividad de exposición de prácticas contrarias al código deontológico, e incluso a la ley, por parte de algunos profesionales sanitarios colegiados y otros pretendidos profesionales que carecen de títulos habilitantes del ámbito sanitario".

La asociación, que está formada por afectados de pseudoterapias, científicos, profesionales sanitarios y diversos representantes de la sociedad civil, recalcó que "ha puesto en conocimiento público que las denominadas pseudoterapias son graves peligros de salud pública, tal y como reconoce la propia Organización Médica Colegial".

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, celebró que la fiscalía haya abierto una investigación contra los dos curanderos que vendían clorito de sodio, un compuesto químico, a través de internet y anunciaban que servía como cura de graves enfermedades como el cáncer o el VIH, algo que no es cierto. Carcedo anunció que "cada vez que Sanidad detecte un caso de estos, irá a la fiscalía".

Alegaciones al plan

Carcedo reconoció, en una entrevista con la agencia Servimedia, que aspira a llegar a tiempo para aprobar el plan para la protección de la salud frente a las pseudoterapias, aunque indicó que su departamento está revisando las más de 25.000 alegaciones que han recibido. "Las tenemos que responder y desde luego las vamos a mirar con todo el rigor por si hay alguna aportación que nos sea de utilidad para el proyecto", explicó Carcedo. La ministra también anunció que aún no saben qué prácticas serán categorizadas e incluidas como pseudoterapias dentro del plan. "Todavía no están terminados los estudios pormenorizados del Instituto de Salud Carlos III y de las agencias de investigación evaluando cada una de las prácticas que podría ser etiquetada como pseudociencia", reconoció la ministra.

De todos modos, Carcedo señaló que su ministerio "está en ello para que estos informes lleguen pronto y se pueda aprobar el plan antes de que termine la legislatura a través de un real decreto". La ministra, además, mostró su enfado hacia los seguidores de las pseudoterapias que las etiquetan como "terapias naturales". "Me niego a que se patrimonialice el concepto de natural para determinadas técnicas que no demuestran evidencia científica", esgrimió. "El concepto de natural no se puede secuestrar. Lo único que pedimos es que se demuestre evidencia científica y que sirvan para mejorar la salud", aseguró sobre las prácticas que aún no está claro si se van a considerar pseudotarapias o no.

"El ejercicio físico es algo que no se nos cae de la boca porque está demostrado que es positivo para la salud. La necesidad es la evidencia científica, que es como lo hacemos los profesionales sanitarios", remachó la ministra. Por ello, Carcedo quiso incidir en que las terapias naturales que realmente funcionan también forman parte de la ciencia médica. "La ciencia médica es una, pero no excluye la promoción de la salud y de todos los hábitos que son saludables naturales", remachó.