Ir a contenido

EN VALENCIA

Un guardia civil fuera de servicio frustra un atraco y detiene a un presunto agresor sexual

Viajaba con su familia cuando vio a un coche sospechoso y lo siguió a una estación de servicio que, al parecer, quería asaltar

Al comprobar sus antecedentes se descubrió que tiene una causa pendiente por una posible agresión sexual en Granada

Nacho Herrero

Guardia Civil de paisano evita un atraco en una gasolinera en Massanassa (Valencia) / Europa Press

Viajaba con su familia por una circunvalación de Valencia cuando, un guardia civil fuera de servicio, sospechó de un coche que circulaba a gran velocidad, lo siguió hasta el interior de una estación de servicio y, una vez dentro, lo interceptó, le intervino un cuchillo de grandes dimensiones y al comprobar su identidad descubrió que tiene una causa pendiente por una posible agresión sexual en Granada.

El suceso, desvelado por la Comandancia de la Guardia Civil, ocurrió el pasado 3 de febrero cuando el agente circulaba por la V21 y vio por el espejo retrovisor cómo se le acercaba a gran velocidad un vehículo de alta gama con la matrícula delantera borrosa. Sus sospechas se acrecentaron cuando le adelantó y comprobó que la trasera era ilegible.

Mientras pedía una patrulla de apoyo, el coche sospechoso realizó una maniobra brusca para cruzarse dos carriles y desviarse a una gasolinera de la localidad de Massanassa, un movimiento que el agente imitó y que le llevó a aparcar fuera de la estación de servicio.

Desde allí vio cómo el único ocupante del vehículo, con gorra, el cuello tapado y la cabeza gacha, salía del mismo, entraba en la tienda, salía inmediatamente, volvía a su coche, cogía un objeto y volvía al interior. La sucesión de hechos le llevó a pensar en un posible atraco y a seguirlo al interior.

Una vez dentro, se identificó como agente de la Guardia Civil, cacheó al sospechoso y le encontró un cuchillo de unos treinta centímetros, además de una importante cantidad de efectivo y una pipa de las usadas habitualmente para consumir droga.

El agente fuera de servicio le retuvo y al llegar los refuerzos comprobaron que el sospechoso, de 35 años y nacionalidad española, tenía una orden de detención por una posible agresión sexual en Granada, por lo que fue detenido. 

Temas: Guardia Civil