padrón de julio del 2018

Catalunya tiene 100.000 simpapeles tras un repunte de llegadas

El secretario de migraciones de la Generalitat alerta de la exclusión social que supone no poder residir ni trabajar de forma legal

Menores inmigrantes (menas) que acudieron a pedir ayuda a la sede de la Fundació Arrels a finales del año pasado, tras dormir en la comisaría de Nou de la Rambla.

Menores inmigrantes (menas) que acudieron a pedir ayuda a la sede de la Fundació Arrels a finales del año pasado, tras dormir en la comisaría de Nou de la Rambla. / FERRAN NADEU

2
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

Casi el 10% de las personas extranjeras empadronadas en Catalunya a fecha de julio de 2018, unas 100.000, son simpapeles. Estos son los primeros datos que ha presentado este lunes por la mañana la Secretaría de Migraciones de la Generalitat, tras cruzar las cifras del padrón municipal. El responsable del área, Oriol Amorós, ha explicado que el año pasado crecieron las llegadas a Catalunya desde el extranjero, especialmente de mujeres hondureñas en situación irregular.

De 70.000 personas extranjeras en situación irregular que había en enero de 2018 en Catalunya, a fecha de julio se situaría alrededor de los 100.000 simpapeles. Unos datos que Amorós ha querido dejar claro que son "aproximados y provisionales", teniendo en cuenta el padrón del mes de julio."Esta situación les deja en total vulnerabilidad, o trabajan en negro o son carne de la exclusión social", ha lamentado el secretario. De hecho, la Generalitat critica la política de acogida y la ley de extranjería del estado español. "No estamos diciendo que venga todo el mundo, pero tampoco podemos negar la realidad, necesitamos vías seguras para la inmigración", ha assegurado, teniendo en cuenta que la mayoría de inmigrantes llegan a territorio catalán lo hacen en avión y con un visado de turista. 

En este sentido, este ha sido un año de "repunte" en relación a las llegadas de personas extranjeras. De julio de 2017 a julio de 2018 se han empadronado 76.175 personas nacidas fuera de España. Es el aumento más alto después de la crisis, aunque la tendencia de llegadas superiores a las salidas ya viene dándose des de 2014. Especialmente, el aumento de este 2018 se nota en relación a las mujeres hondureñas que han llegado a Cataluña con visado de turista, y que si logran trabajar lo hacen en la economía sumergida del hogar o los cuidados. 

Marroquís y Rumanos, las comunidades extranjeras más grandes

Según los datos del padrón, hay 1,1 millón de personas nacidas en el extranjero, el 15% de la población total de Catalunya. Marruecos y Rumanía siguen siendo las dos principales nacionalidades. Aunque Honduras y Colombia son los que concentran mayor presencia de simpapeles y las nacionalidades que más crecen respecto al año anterior. "Estamos hablando de personas que huyen de la delincuencia y los grupos paramilitares", ha explicado el secretario. Especialmente en relación a Colombia, ya que según Oriol Amorós "un proceso que tenía que ser de paz no lo está siendo".

Sistema de refugio "colapsado"

Noticias relacionadas

El número de personas que pidieron asilo en Catalunya durante los primeros seis meses de 2018 (3.409) fue tres veces mayor que los que lo hicieron a lo largo de todo el 2015 (1.302). Y de estos, los que piden ayudas sociales es ochenta veces mayor. De 28 en 2015, a 2.240 en 2019. "El sistema ha colapsado", ha explicado el secretario, que ha asegurado que la Generalitat ha aportado 3.164 plazas en centros o pisos para dar cobijo a estas personas. 

Cursos de catalán

Ahora el Govern se marca el objetivo de lograr que el 30% de los inmigrantes que se empadronen en Catalunya accedan a los cursos de catalán y de conocimiento del país que ofrecen los municipios con el apoyo de la Generalitat. Unos datos que municipios como Cambrils o Amposta han logrado superar hasta el 50 y 70% de los inmigrantes empadronados y que pueden ayudar a la integración social de los recién llegados.