Ir a contenido

Comparencia en el Parlament

La Generalitat se persona contra su exdirector de Infància

El exdirector investigado, Ricard Calvo, sostiene que no sabía que podía delegar la firma, pero los actuales responsables le desmienten

La oposición le reprocha una falta de ética para otorgar contratos millonarios a fundaciones en las que luego ha vuelto a trabajar

Elisenda Colell

Ricard Calvo, ex director de la DGAIA, antes de su comparecencia en el Parlament

Ricard Calvo, ex director de la DGAIA, antes de su comparecencia en el Parlament

La Conselleria de Treball, Afers Socials i Família ya ha iniciado los trámites para personarse como acusación particular en el caso judicializado que investiga el exdirector de la dirección general de Atenció a la Infància i l'Adol·lescència (DGAIA). Lo ha dicho el actual número dos del departamento en sede parlamentaria, Josep Ginesta, que ha desmentido rotundamente al anterior director: "conocía el código de conducta de los altos cargos". Y es que este ha sido el principal argumento de Ricard Calvo, ahora investigado judicialmente, que ha asegurado "desconocer" que podía abstenerse de firmar por conflicto de intereses. Esta sido su primera aparición pública después de que EL PERIÓDICO desvelase su firma en adjudicaciones millonarias a fundaciones donde trabajaba. Sin embargo, su actual empleo sigue siendo una incógnita. 

"Firmé aquello indelegable, nadie me informó de que me podía abstener", ha asegurado ante la comisión de Treball, Afers Socials i Famílies del Parlament de Catalunya. El PSC le ha afeado esta respuesta. "Esto es del abecé de la política", ha dicho el diputado Raúl Moreno, teniendo en cuenta que Calvo ya había sido concejal de ERC en Girona. Calvo también ha insistido que él no formó parte de ninguna mesa de contratación, y solo firmó en calidad de "darse por enterado". Esta comparecencia fue impulsada por Ciudadanos y el PSC a raíz de la publicación de este diario donde de demostraba que Calvo había firmado contratos de centros de menores a fundaciones donde había estado vinculado profesionalmente: Fasci, Gentis, Resilis y Plataforma Educativa. Y de hecho llega dos años después de la dimisión de Calvo al frente de la DGAIA, cuando ya se pidió una explicación en sede parlamentaria. 

Tras su alegato, los dos secretarios generales de Treball i Afers Socials han venido a desmentirle. "Solo llegar a la Generalitat, Calvo firmó el código de conducta de los altos cargos", ha mantenido el secretario general de la 'conselleria' Josep Ginesta. Un documento, ha explicado, que en su artículo 5 explicita claramente que en caso de conflicto de intereses los altos cargos tienen el deber de abstenerse de firmar. Además, la Generalitat ha enviado documentación a los juzgados que lo han investigado en tres ocasiones. En agosto y septiembre del 2018. Ahora ya han iniciado los trámites para personarse como acusación particular en la causa que investiga un juzgado de Barcelona

La incógnita, donde trabaja ahora

Los grupos de la oposición le han preguntado del derecho y del revés, pero no han conseguido que aclare en qué fundación ha vuelto a trabajar Calvo. Él solo ha asegurado que se trata de una "asociación de diversas entidades" en las que participa con "proyectos de cooperación internacional". No lo ha querido explicar hoy a los periodistas. Y "tampoco nos lo dijo a nosotros", ha dicho Ginesta, que tras conocer por EL PERIÓDICO que fichó en Plataforma Educativa -incumpliendo la ley de incompatibilidades de altos cargos- le mandó un correo electrónico para aclararlo.

“No tengo ninguna responsabilidad con los expedientes que pasaron por la DGAIA”, se ha justificado Calvo en el Parlament. Y de hecho, ha mantenido que se lo aclararon dos informes tramitados por la dirección general de la Función Pública, que según ha leído en su comparecencia, le daban vía libre siempre y cuando no se implicara en los proyectos que adjudicó él mismo. Uno de estos informes es previo a su dimisión, en julio del 2017. Tampoco los ha querido mostrar a la prensa.

“Yo impulsé la transparencia en la DGAIA”

Calvo ha mantenido que durante su mandato al frente de la dirección general de la que depende de Afers Socials fue cuando se empezaron a tramitar los concursos de adjudicación de los centros. Antes, se hacían con una negociación a puerta cerrada. “Nosotros implantamos los concursos, la libre concurrencia y la transparencia en la gestión”, ha asegurado Calvo. Sin embargo la diputada de Catalunya Sí que es Pot, Marta Ribas, le ha recordado que esta gestión se debe a la directiva europea que tenía que aplicar toda la Generalitat. Calvo también ha criticado la política presupuestaria del gobierno de Puigdemont. “Tuvimos que gestionar esta dirección general con presupuesto prorrogado y con la incipiente llegada de jóvenes migrados”, ha lamentado.

ERC ve "sombras de duda"

En nombre de ERC, la portavoz del partido Marta Vilalta ha pedido que “se investiguen los hechos" y de desvelen las "sombras de duda, si las hay”. Vilalta ha propuesto la creación de nuevos mecanismos legales que impidan que la situación de Calvo se vuelva a repetir “con todas las lupas que haga falta”. “No puede ser que busquemos a los mejores que trabajan en el ámbito y luego nos quejemos de que vuelvan a su sector cuando dejan el cargo”, ha sostenido la republicana.

La oposición lamenta puertas giratorias en ERC

Los partidos de la oposición han lamentado la tardanza de Calvo en comparecer, y le han culpado de ser un ejemplo de “puertas giratorias”. La CUP ha acusado a Calvo directamente de “enriquecerse de la infancia en riesgo”, según ha dicho la diputada Maria Sirvent. Fueron ellos quienes primero denunciaron el caso a AntifrauCiudadanos, uno de los partidos que pidió esta comparecencia, ha comparado a Calvo con el caso 3%. "Ustedes le han copiado la corrupción a Convergencia" ha afirmado Noemí Lacalle.

También el PSC y CSQEP han lamentado una “brutal falta de ética”. El socialista Raúl Moreno ha pedido responsabilidades a los superiores de Calvo y ha exigido una "mayor fiscalización de los centros de menores", mientras que Marta Ribas, de los Comuns, ha implorado una respuesta política a Afers Socials. "Esto ensucia la confianza en la gestión de todo el departamento". De hecho, ambos grupos políticos han culpado a los jefes de Afers Socials como "corresponsables" de la gestión de Calvo. "¿Para cuando la revisión del sistema de menores?", se preguntaban los Comuns y el PSC. Este último ha recodado que hace tres años se pactó una comisión para rehacer el modelo de atención a la infancia. "Solo nos reunimos una vez", ha criticado Moreno.

Temas: DGAIA