Ir a contenido

lucha contra la pobreza

Síndic y oenegés acusan al Govern de poner trabas a la renta garantizada

De septiembre a enero 11.000 hogares la han pedido y solo 2.000 la han obtenido

Entidades sociales aseguran que los trámites impuestos dificultan la tramitación

Elisenda Colell

Manifestación para relamar la renta garantizada de ciudadanía, en diciembre del 2016.

Manifestación para relamar la renta garantizada de ciudadanía, en diciembre del 2016. / JOAN PUIG

El Govern de la Generalitat se ha llevado un buen puñado de críticas sobre su diligencia con la renta garantizada a los pocos días de haber publicado los últimos datos oficiales de esta prestación social. El Síndic de Greuges lamenta la "deficiente" gestión tras haber recibido más de 600 quejas sobre esta ayuda social a lo largo del año. Y el tercer sector insiste que el trámite sigue contando con una "excesiva" burocracia que dificulta el acceso a esta ayuda por parte de las personas más vulnerables. 

El Ejecutivo catalán publicó la semana pasada los últimos datos oficiales de esta nueva ayuda social cuatro meses después del primer balance. Su conclusión: el vaso está medio lleno. De septiembre a enero valoró 11.000 solicitudes para cobrar esta renta y el porcentaje de las aceptadas aumentó en 10 puntos, hasta el 21%. En cambio, según el Govern, las denegaciones cayeron del 70% al 56%. Sin embargo, esos datos no estaban desglosados entre renta garantizada y las pensiones que se complementan, por lo que las cifras absolutas siguen sin ser tan positivas. Si durante el primer año poco más de 5.000 hogares consiguieron esta prestación, desde septiembre hasta enero pasado los datos demuestran que el aumento de hogares beneficiados no alcanza los 2.000. El resto que también la percibe -unos 22.000- ya cobraban la antigua renta mínima (PIRMI).

Trámites farragosos

"Conseguir la antigua PIRMI era mucho más fácil que hacerlo ahora con la renta garantizada", lamenta la vicepresidenta de la Taula del Tercer SectorSonia Fuertes. A las entidades sociales les preocupan al menos 4.000 expedientes "en espera" por falta de documentación, o porque, presumiblemente, el usuario ha desistido. "Estamos hablando de personas muy vulnerables que necesitan un apoyo importante con estos trámites", asegura Fuertes. Y es que el tercer sector sigue atendiendo a personas que requieren esta ayuda y se quedan fuera. "Hay requerimientos de información que no se notifican y se cuentan como que la persona ha desistido", mantiene Núria Garrido, miembro del grupo de trabajo de la renta garantizada en nombre del Col·legi de Treball Social de Catalunya.

La queja principal

En la misma línea se expresa el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, en su informe anual, presentado este lunes en sede parlamentaria. La falta de ayudas sociales es el principal motivo de queja en el defensor del ciudadano, y en el número uno de quejas está la renta garantizada. Por un lado, el Síndic critica en su análisis "demoras importantes" para hacer los trámites de esta renta. Y por el otro dice que en muchas ocasiones las solicitudes acaban archivadas porque el Govern no concreta qué documentación se necesita ni para qué. Por ello pide que se apliquen "medidas urgentes", entre ellas tramitar un nuevo reglamento que permita que las personas sin hogar, los jóvenes o las mujeres maltratadas puedan cobrar esta prestación. En estos momentos este reglamento está en fase de alegaciones.