Ir a contenido

accidente en Castellgalí

Calvet afirma que con más financiación no se hubiera producido el siniestro de la R-4

El 'conseller' de Territori se reúne con el ministro Ábalos para hablar de la necesidad de mejorar la infraestructura

Renfe admite fallos e investiga cómo coincidieron dos trenes en sentido contrario en la misma vía

Rafa Julve

Tren siniestrado en Castellgalí, esta mañana de sábado.

Tren siniestrado en Castellgalí, esta mañana de sábado. / MARC VILA

Se han sentado a hablar. Y han dialogado pese a que en algunos aspectos circulan en sentido contrario. El ‘conseller’ de Territori, Damià Calvet, y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se han reunido este sábado en Barcelona para abordar tanto las causas del accidente mortal de tren en Castellgalí como las medidas que se deberían aplicar en la R-4 entre Manresa y Terrassa para que deje de ser un tramo fatídico. Pero al final, aunque hayan mantenido la corrección en las formas, todo ha acabado derivando hacia la eterna cuestión: un aumento de la inversión en Rodalies que permita mejorar la infraestructura y evitar así nuevas catástrofes.

Ábalos y Calvet se han citado poco después del mediodía en el Centro de Control de Tráfico Centralizado de la estación de França. Primero han departido con los presidentes de Renfe y de Adif, Isaías Táboas e Isabel Pardo de Vera, entre otros. Después han conversado ellos dos solos en privado durante un rato sin que posteriormente hicieran declaraciones a los medios de comunicación. No se ha producido ningún anuncio de calado. En realidad, ambos ya habían dicho lo que querían decir antes de su encuentro, unos mensajes que trascienden al accidente de la R-4 y que se entremezclan con el ‘procés’ y con la negociación de los Presupuestos del Estado que está poniendo al Gobierno de Pedro Sánchez en algo más que un brete.

El "déficit histórico"

Podríamos empezar ese intercambio de recados con el titular de Territori, quien en su ‘tour’ matinal por Catalunya Ràdio, RAC-1 y el canal 3/24 ha vuelto a poner sobre la mesa el "déficit histórico" de la inversión estatal en infraestructuras en Catalunya, al que señaló como factor que pudo haber influido en el choque frontal de dos trenes del pasado viernes. En esa línea, Calvet ha subrayado que en el 10º aniversario del traspaso a la Generalitat del servicio de Rodalies de Renfe solo se ha completado un 12% de dicha cesión, lo que calificó de "lamentable y denunciable". Y haciendo buena la máxima de que la mejor defensa es un buen ataque, ha rematado advirtiendo al PSOE de que se pueden destinar fondos (a través de decreto) aunque no se aprueben las Cuentas estatales, que contemplan una inyección económica en ese sentido pero que los partidos independentistas no parecen dispuestos a aprobar por otras cuestiones.

Ha devuelto el ministro Ábalos con una envolvente. El titular de Fomento ha admitido en declaraciones a los medios la necesidad de aumentar la inversión en Catalunya, pero deslizó que el accidente de Castellgalí  "no tiene que ver con las inversiones en Rodalies" sino más bien con errores humanos. No ha negado lo segundo el ‘conseller’ Calvet, aunque ha agregado que si se hubiera invertido más en ese servicio, las tecnologías hubieran sido mejores y hubieran permitido solventar un fallo humano: "La señalización automatizada, la salida de la estación de Manresa las comunicaciones entre maquinista y centro de control...todo esto, ya sea automático o manual, podría haber evitado el accidente".

El Gobierno socialista, alegó Ábalos, ha puesto de manifiesto a menudo la falta de inversiones en la automatización y la renovación de las medidas de seguridad, no solo en Catalunya, sino en el conjunto de España. Ha asegurado incluso que el Ejecutivo ha reorientado toda su política de inversión hacia la red convencional y de Cercanías, pero ha insistido en que se necesitan unos Presupuestos para cumplir el objetivo más ambicioso.

Dos reivindicaciones

El 'conseller' ha priorizado dos reinvidicaciones: concretar cuáles de estas inversiones en infraestructura son prioritarias; y que "pase por la Generalitat" el déficit tarifario de Renfe, ya que como el precio del billete no cubre todo lo que cuesta el servicio, la administración pública compensa por eso a Renfe.

Ese déficit "actualmente está pasando vía Ministerio directamente a Renfe, y eso a nosotros nos deja huérfanos, cautivos, en el espejismo que este traspaso de Rodalies que teóricamente nos hace titulares del servicio, pero en la práctica no", ha sostenido.

Investigación en marcha

Mientras, la compañía ferroviaria Renfe investiga las causas del "evidente fallo" que ayer provocó la colisión. Un portavoz de Renfe ha explicado este sábado a Efe que los técnicos de la compañía esperan que la policía científica acabe su trabajo en la zona esta mañana para iniciar ellos su investigación.

Según los últimos datos facilitados por Renfe, el balance de heridos se eleva a seis graves, hospitalizados en diferentes centros sanitarios, 15 menos graves y 37 leves. Otros 47 viajeros resultaron ilesos.

"Es evidente que se produjo algún fallo y ahora se ha de determinar qué es exactamente lo que pasó", ha señalado el portavoz, que ha achacado un siniestro de estas características a "una concatenación de fallos".

El portavoz ha querido dejar claro que es frecuente que los trenes circulen por una sola vía, ya que hay tramos en los que se ponen en dirección contraria para maniobrar o simplemente para avanzar allí donde no existe doble carril, aunque ha reconocido que ayer se produjo algún fallo que hizo que los dos trenes circularan al mismo tiempo en sentido contrario por la misma vía.

Los técnicos de Renfe deberán esta mañana iniciar los trabajos para retirar de la vía y de sus inmediaciones los dos trenes, uno de ellos de tres coches y el otro de seis, algunos de los cuales descarrilaron a consecuencia de la colisión.

La compañía calcula que la circulación por esa zona no podrá restablecerse en todo el fin de semana, y ha habilitado autocares para transportar por carretera a los pasajeros afectados por el corte.

Este servicio de autocares cubre por carretera el trayecto entre Sant Vicenç de Castellet y Manresa de la línea de cercanías R-4, y entre Sant Vicenç y Calaf de la línea R-12.

Renfe ha levantado ya su centro de asistencia a pasajeros heridos y familiares que ayer instaló en Manresa y ha habilitado otro en la estación de França de Barcelona para atender a los afectados, que también disponen del teléfono 900.10.10.20 para ponerse en contacto con la compañía.

Responsables de Renfe tienen previsto visitar esta mañana a los pasajeros ingresados en los hospitales