Ir a contenido

DECRETO CALCADO AL CATALÁN

La patronal de VTC abandonará la Comunitat Valenciana y pedirá indemnizaciones millonarias por un decreto "corta y pega" del catalán

La norma impondrá un mínimo de un cuarto de hora entre la contratación y el inicio del servicio que los ayuntamientos pueden aumentar

Además, prohibirá la geolocalización de los coches con conductor y mantendrá la imposibilidad de que capten clientes en la vía pública

Nacho Herrero

Protesta de taxistas en València en diciembre para pedir una regulación más restrictiva para los coches con licencia VTC

Protesta de taxistas en València en diciembre para pedir una regulación más restrictiva para los coches con licencia VTC / MIGUEL LORENZO

El decreto que prepara la Generalitat valenciana para regular la “convivencia” entre el taxi y los vehículos VTC seguirá la ‘vía catalana’ y exigirá a estos últimos una precontratación mínima de 15 minutos. La patronal de los vehículos con conductor asegura que la norma les aboca al cierre y calculan que el Gobierno autonómico puede tener que pagar unos 200 millones en indemnizaciones.

El tiempo entre la contratación y el inicio del servicio podría ser incluso mayor pues los Ayuntamientos tendrán potestad para elevarlo, algo que se plantea el de València. El decreto incluirá, además, la prohibición del uso de la geolocalización para los coche con licencia VTC.

Ricardo González, presidente de Unauto en la Comunitat Valenciana, ha calificado de "desastre" el anucio y ha asegurado que el decreto es "un copia y pega" del catalán que aboca "a ERES y al cierre de todas las empresas de VTC".

Para González, la propuesta es "retrógrada" e ignora lo que suponen los quince minutos de precontratación. "Es fundamental en servicios urbanos en los que se pide inmediatez", ha explicado al EL PERIÓDICO.

Además ha subrayado que es espera no afecte a la plataforma 'MyTaxi' y ha dicho que sus abogados dudan que la conselleria tenga competencias para prohibir la geolocalización o que incluso el estado pueda introducir un retardo en un contrato.

El representante de Unauto ha explicado que dado que el decreto del gobierno central aseguraba un periodo de cuatro años prorrogable a dos más con las mismas condiciones y partiendo de que hay un total de 1.200 licencias solicitadas, la indemnización puede costarle a las arcas de la Generalitat unos 200 millones de euros.

Desde el taxi agradecen “la voluntad de solucionar el problema”, explica Fernando del Molino, presidente de la Confederación de Autónomos del Taxi, pero creen que las medidas son “insuficientes” y temen que sea “un parche”.

Piden un marco autonómico único y rechazan los 15 minutos. “Es lo que tarda un servicio medio por lo que no es una precontratación sino un servicio inmediato. Las doce horas que pedimos es algo claro y lo que dene ser para un modelo de lujo como debe ser el VTC”, apunta. 

Del Molino dice que, “de momento” apuestan por “el diálogo” para convencer a la administración “para hacer las cosas bien y no favorecer a dos empresas frente a un servicio público”.

Las cifras oficiales indican que actualmente hay en la Comunitat 4.685 licencias de taxi por 323 licencias de VTC,  lo que supone que se incumple la norma de que haya sólo un vehículo con conductor por cada treinta taxis.