Ir a contenido

TRAGEDIA EN SANTIAGO DE COMPOSTELA

La comisión del Congreso sobre el accidente de Angrois se da hasta mayo para aprobar sus conclusiones

Los diputados que investigan el siniestro solicitan una nueva prórroga de tres meses para continuar sus trabajos

Europa Press

Los servicios de emergencia, atendiendo a las víctimas del accidente del tren Alvia en Angrois.

Los servicios de emergencia, atendiendo a las víctimas del accidente del tren Alvia en Angrois. / EFE / LAVANDEIRA JR

La comisión que investiga el accidente del tren Alvia ocurrido en el barrio compostelano de Angrois en julio del 2013 ha acordado este lunes solicitar una nueva prórroga de tres meses para continuar sus trabajos y prevé tener aprobadas sus conclusiones a mediados del próximo mes de mayo.

El acuerdo ha sido sellado en una reunión de los miembros de la Mesa y los portavoces del órgano que preside el diputado del PDeCAT, Feliú Guillaumes, y tendrá que ser ratificado la próxima semana por el Pleno del Congreso.

La comisión que investiga el citado siniestro, que se cobró 80 vidas y dejó a 144 personas heridas, echó a andar el pasado 10 de julio, casi cinco años después del accidente y tras estar meses varada ante la incapacidad de los grupos de ponerse de acuerdo sobre quién debía presidirla.

Pastor y Blanco, en una semana

Las comparecencias se abrieron con el testimonio del presidente de la plataforma de víctimas, Jesús Domínguez, y está previsto que finalicen el próximo lunes, 11 de febrero, con los del exministro socialista de Fomento José Blanco y la actual presidenta del Congreso, Ana Pastor, responsable del departamento cuando tuvo lugar el accidente.

En Marea ha propuesto que se cite de nuevo al presidente de la comisión de víctimas para que fuera él quien cierrase las comparecencias, pero PP y PSOE han rechazado recibirle con el mismo formato, según han explicado a Europa Press fuentes palarmentarias.

Eso sí, los grupos han acordado ofrecer a las víctimas que si lo desean acudan a un encuentro de los miembros de la Mesa y los portavoces de la comisión, reuniones que, como la de este lunes, siempre se celebran a puerta cerrada. En Marea se ha opuesto a esta propuesta porque considera que los afectados deberían comparecer con luz y taquígrafos, como lo hicieron el pasado mes de julio.