Ir a contenido

PEDERASTIA EN LA IGLESIA

Miguel Hurtado pide la dimisión del pare abad: "Quien encubre el abuso no aclarará los hechos"

La primera víctima que denunció los abusos sexuales en Montserrat acusa a su responsable, Josep Maria Soler, de "encubridor"

El pare abad ha pedido "perdón" a las víctimas y a los fieles, y se ha mostrado convencido de que la comisión conseguirá saber la verdad

Elisenda Colell

Víctima abusos sexuales Montserrat pide dimisión abad Soler por encubridor. / MARC VILA. VIDEO :EFE

Miguel Hurtado, la primera víctima que denunció abusos sexuales cometidos por el monje de Montserrat Andreu Soler pide que el abad Josep Maria Soler deje su cargo. Esta mañana, en una protesta ante el monasterio, ha acusado al actual responsable del monasterio de “encubrir los abusos” y “esconderse” detrás del responsable de prensa.

Una semana después de que se diera a conocer el caso de abusos sexuales el abad Soler ha pedido perdón “humilde” a las víctimas y a los fieles. En la homilia de la misa conventual, el abad se ha mostrado convencido de que la comisión externa creada por la abadía conseguirá saber la verdad.

“Tenemos las herramientas necesarias para esclarecer los hechos y atender las víctimas de forma justa y evangélica”, ha sostenido en su homilia el responsable de la abadía de Montserrat ante los fieles que han asistido a misa. En su sermón pide perdón a quienes hayan “visto mermada su confianza con la Iglesia” y hace autocrítica: “Pido perdón por si las cosas en el pasado no se han hecho del todo bien y se hayan facilitado comportamientos indignos”.

Soler mantiene que las conclusiones que extraiga esta comisión externa se harán públicas. 

El pare abad, durante la misa conventual, hoy.  / MARC VILA

Comisión “a dedo”

"Durante 20 años no lo ha transmitido ni a la policía, ni han hecho investigación canónica, ni han intentado buscar víctimas. Quien encubre los abusos no puede dar ejemplo”, ha assegurado este domingo la primera víctima en denunciar los abusos de Montserrat, Miguel Hurtado.

Cuando el caso salió a la luz pública, Montserrat se propuso crear una "comisión independiente de transparencia" con la intención desvelar la verdad. Según Hurtado, esta comisión “llega tarde y mal” y considera que el propósito real del monasterio es el de “esconder los hechos”.

Fuentes del monasterio explican que este grupo está formado por una letrada del Col·legi d'Advocats de Barcelona, una psicóloga, un representante de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que tiene un equipo especializado en abusos sexuales a menores, un miembro de la comunidad de Montserrat, con voz pero sin voto y el 'exconseller' de Interior de Pujol, Xavier Pomés, como médico. Hurtado afirma que estos miembros han sido “escogidos a dedo por el padre abad” y pide que se deshaga este grupo y se cree “una comision verdaderamente independiente”.

Hurtado propone que la presida el Síndic de Greuges, que no haya ningun representante del monasterio y que se incluya a las víctimas y a expertos, como por ejemplo la fundación Vicky Bernadet. “Como va a explicar una víctima los abusos ante monjes del monasterio?”, se pregunta Hurtado.

En concreto, pide que la comisión se asemeje a la que creó la catedral de Ratisbona, en Alemania, donde se destaparon centenares de víctimas abusadas por el responsable del coro.

Esta protesta, que ha tenido lugar justo en frente del monasterio, ha contado con la presencia de Peter Saunders, que también sufrió abusos y representa a la Comisión Antipederastia del Vaticano, y por Juan Cuatrecasas, presidente de la Asociación Infancias Robadas. Ambos han criticado la “tibia” respuesta dada por Montserrat y piden “respeto, seriedad y rigor para las víctimas”.

De momento, ya ha habido 5 personas que, ante distintos médios de comunicación, han asegurado haver sido víctimas del Pare Soler, responsable durante 40 años del movimiento escolta de la abadía ahora fallecido. Una de ellas J.R Martínez, asseguró a EL PERIÓDICO que entre los compañeros “se daba por descontado que Soler tenía la mano suelta. No me explico por qué nadie en Montserrat intervino, resultaba evidente que dejarlo a cargo de los jóvenes no era adecuado”.