Ir a contenido

Los médicos denuncian el "alarmante" aumento de facultades de medicina

España es el segundo país del mundo con más oferta, al pasar de 28 a 42 centros universitarios

El número de licenciados excede las plazas de MIR y más de 4.000 no pueden cursar la especialidad

Patricia Martín

Médicos del Hopital Trias i Pujol de Badalona.

Médicos del Hopital Trias i Pujol de Badalona.

España es el segundo país del mundo con más facultades de medicina, al pasar de 28 a 42 en los últimos 10 años. El dato podría ser positivo si la oferta de recién licenciados se correspondiera con la demanda del Sistema Nacional de Salud, pero no es así, según el estudio que presentaron este miércoles la Organización Médica Colegial, la Conferencia Nacional de Decanos y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina. Los tres colectivos tacharon de “alarmante” el aumento del número de facultades y solicitaron a los poderes públicos una “alineación” del número de plazas en las universidades con el cómputo de nuevos médicos que puede absorber el sistema.

Y es que España hay 221.470 médicos en activo, lo que supone 384 facultativos por 100.000 habitantes, un 12% más que la media europea. Si bien, no todas las Comunidades Autónomas presentan una tasa tan alta y en algunas especialidades, como médicos de familia, pediatras, anestesistas, radiólogos y urólogos, hay déficit de doctores, mientras en otras hay un exceso; lo que ha obligado al Ministerio de Sanidad a abrir un proceso de estudio sobre cómo reordenar el sistema.

Según la OMS, la tasa idónea de facultades de medicina es de 0,5 por millón de habitantes. En España, en cambio, hay 0,95, una cifra tan sólo superada por Corea del Sur. El motivo: que es una de las titulaciones con más demanda y que los gobiernos autonómicos de turno han dado su visto bueno a nuevas facultades con tal de tener más oferta en su territorio. La consecuencia es cada año se licencian en torno a 7.000 personas, pero muchas de ellas no logran plaza MIR, paso obligado para poder trabajar en la sanidad pública y cada vez más en la privada. Esto provoca que tengan que repetir el examen al año siguiente o buscar suerte en otro país, lo que constituye la famosa fuga de cerebros.

Más de 4.000 sin plaza

En el 2018 se presentaron al MIR 14.466 personas y se quedaron fuera 4.006, una cifra que previsiblemente se superará este año, dado que hay 1.000 aspirantes más y 6.797 plazas. Además de la nutrida bolsa de médicos que se quedan sin poder cursar una especialidad, el alto número de facultades, paradójicamente, provoca una disminución de la calidad formativa, según el estudio, dado que el mismo hospital universitario o centro de salud tiene que acoger más alumnos en prácticas.

Por último, en un escenario de aumento de facultades, en los últimos años se ha producido una reducción del 20% del profesorado y se prevé que en 2026 el personal docente se reduzca a la mitad, lo que también pone en riesgo la calidad de la docencia.

Las peticiones

Ante este panorama, los decanos, estudiantes y el Foro de la profesión médica solicitan al Gobierno que aumente el número de plazas MIR, el número de profesores, la financiación de las facultades ya existentes y mejore las condiciones en las que trabajan los profesionales. En definitiva, que diseñe una nueva “planificación” que tenga en cuenta “las necesidades reales” del sistema y de la población actual.