Ir a contenido

estrategia de acogida

La Generalitat se prepara para atender 5.500 'menas' más sin concretar el dinero

Afers Socials presenta una estrategia catalana de acogida, sin Torra ni ningún otro conseller

Las entidades sociales piden una memoria económica que les garantice los medios necesarios

Elisenda Colell

Jóvenes migrantes, en las dependencias de la Fiscalía de Menores de la Ciutat de Justícia.

Jóvenes migrantes, en las dependencias de la Fiscalía de Menores de la Ciutat de Justícia. / JULIO CARBO

"Me fui al borde del agua y vi que la patera era, en realidad, una 'zodiac'. Yo pensaba que sería un barco, un barco grande, pero no, era de plástico. Tenía mucho miedo y cuando lo vi dije que no quería subir". Así es como un menor migrante que está tutelado por la Generalitat explica cómo cruzó el Mediterráneo para llegar a Barcelona este verano. Porque sí, finalmente se metió en la 'zodiac' y llegó hasta aquí como hicieron 3.300 menores a lo largo del año pasado. El Govern ha explicado este viernes una estrategia con la que garantizar una "atención digna" para este 2019, cuando calcula casi el doble de llegadas que en 2018. No hay un presupuesto detallado y el tercer sector cruza los dedos para que las buenas palabras no queden en papel mojado.

La Conselleria d'Afers Socials ha entonado este viernes el 'mea culpa' para presentar la Estrategia Catalana de Acogida de los menores migrantes sin referentes familiares. "La imagen de los menores durmiendo en comisaria no se va a repetir", ha afirmado la ahora secretaria general de Infancia, Georgina Oliva, que también ha admitido que hace dos años que la Generalitat está haciendo una atención humanitaria "similar a la que se da en la costa" aunque ha reconocido que "no ha llegado ni una patera a la Barceloneta"

"Hacía falta previsión", ha asegurado el 'conseller' Chakir el Homrnani. Y esto es lo que han prometido, una estrategia clara que permita abordar el fenómeno y facilitar la integración de los chicos "con la implicación de todo el Govern". Sin embargo, en la presentación de esta estrategia solo ha estado presente el titular de Afers Socials. No se ha visto ni a Quim Torra, que estaba en Reus en una movilización de 'Avis per la Llibertat', ni a ningún otro 'conseller'. Ni siquiera ha hecho acto de presencia el responsable de Interior, Miquel Buch, que permitió que los menores durmieran en comisarías de la policía

Más allá de dar una cama y una atención digna a los chicos en cuanto llegan, el Govern quiere centrarse en el día de mañana. "Queremos potenciar la inserción social cuando sean mayores de edad", ha dicho el 'conseller' de Afers Socials. Y se compromete a hacerlo abriendo pisos de inserción y autonomía en vez de grandes centros residenciales, que a veces han acabado sobreocupados. El plan contiene 120 medidas concretas. Por ejemplo, la previsión de abrir durante este año un centro de primera atención en la Ciudad de la Justicia donde educadores, integradores y mediadores trabajen con los Mossos d'Esquadra, hacer un centro específico para niñas migrantes donde se detecten posibles casos de trata o abusos, o también el tutelaje de un referente del SOC por cada menor para ayudarles a encontrar trabajo. Sin embargo, la Generalitat no se marca ningún calendario ni tampoco cuantifica ninguna partida económica. "Tenemos el aumento económico más importante en la 'conselleria'", es la única concreción que ha hecho El Homrani, que ha lamentado que el Estado solo haya aportado 2 millones de euros en comparación a los 20 que facilitó para Andalucía.

Lo que sí detalla la 'conselleria' es que este también va a ser un año de récord: 5.526 menores solos van a llegar en 2019 según sus cálculos. Las entidades sociales, que el martes pidieron presupuesto y concreción, dan el beneficio de la duda a la Generalitat. "No dudo que van a poner todos los medios posibles para sacarlo adelante, porque si no lo hacen esta puesta en escena es totalmente estéril", ha afirmado el representante de las entidades del tercer sector, Ferran Rodríguez. Aunque el proyecto, la música que suena, no desagrada al tercer sector. Este plan se ha elaborado recogiendo aportaciones de entidades sociales, colegios profesionales, sindicatos y ayuntamientos.