23 feb 2020

Ir a contenido

Prisión para el padre del bebé de Pineda de Mar

El hombre está acusado de haber maltratado a su hijo de dos meses

El niño estuvo 17 días en la ciudados intensivos del hospital Vall d'Hebron

Elisenda Colell

Un punto de homenaje al bebé muerto de Pineda. 

Un punto de homenaje al bebé muerto de Pineda.  / ACN

El juzgado de Arenys de Mar que investiga la muerte el pasado lunes de un bebé en el hospital Vall d'Hebrón con graves lesiones cerebrales ha ordenado este jueves el ingreso en prisión del padre. En función de los indicios que se desprendan de las pesquisas, el juez dedicirá que delitos le imputa, que podría oscilar entre el homicio imprudente o doloso (con intención) y el asesinato con alevosía.

El menor ingresó el 4 de enero en el hospital Vall d'Hebrón, al que fue trasladado desde el Hospital de Calella, con un pronóstico muy grave y falleció 17 días después por la lesiones que padecía. Este centro sanitario activó el protocolo del maltrato infantil y, tras la investigación de la Generalitat, se retiró la custodia de los progenitores. Los mossos detuvieron al padre, que quedó en libertad con cargos.

Según el relato de la madre, el hombre confesó haber maltratado al menor poco antes de que empezara a convulsionar. Tras la muerte del pequeño y después de haber analizado la documentación aportada por los médicos, el juez ha decretado este jueves el ingreso en prisión provisional sin fianza para el hombre.

Antes del episodio que desembocó en su fallecimiento, el niño fue atendido en varios centros sanitarios, aunque la Conselleria de Salut asegura que no activó antes el protocolo por presuntos maltratos al no haber detectado "ningún incidente que fuera motivo de activación" y los padres se comportaron "como el resto de padres".

Valoración del riesgo

La investigación realizada por este departamento recoge que una enfermera del Hospital de Calella notificó a la trabajadora social del mismo hospital que sería conveniente hacer un seguimiento del niño por "posibles problemas de educación sanitaria de los progenitores" y que ésta contactó con la trabajadora social del Centro de Atención Primaria (CAP) que inició el procedimiento establecido y lo comunicó al educador de los servicios sociales municipales. Según Salud, esta actuación se corresponde con lo fijado en el protocolo del centro y clasificable como "detección de factores de riesgo leve". También se constató que en algunos casos los facultativos que lo atendieron no tuvieron acceso a sus antecedentes clínicos, aunque se niega ningún error clínico.