29 mar 2020

Ir a contenido

niño maltratado

La gestión del caso del bebé de Pineda muerto sigue acumulando despropósitos

Vall d'Hebron comunicó la defunción a un juzgado de guardia de Barcelona y este no lo transmitió al que lleva el caso

El padre sigue en libertad con cargos después de la muerte del menor aunque confesó el maltrato

Elisenda Colell

El ala infantil de Vall d’Hebron, ayer.

El ala infantil de Vall d’Hebron, ayer. / JORDI COTRINA

Después de la muerte del bebé de Pineda de Mar, supuestamente maltratado según confesó el padre, el juzgado que lleva el caso ha dicho esta mañana que no ha recibido la notificación del fallecimiento. La cadena de errores implica al hospital Vall d'Hebron, donde estaba ingresado, pero especialmente al juzgado de guardia de Barcelona.

Como el juzgado que lleva el caso, el número 3 de Arenys de Mar, ayer estaba cerrado por la tarde, el hospital debería haber comunicado la muerte al juzgado de guardia del mismo partido judicial, el de Arenys de Mar. Tras llamar y ver que nadie respondía, Vall d'Hebron informó de la defunción a las 15:·30 horas al juzgado de guardia de Barcelona a través de un fax, como siempre hacen. "Incluso nos llamaron para pedirnos los informes médicos y en ningún caso nos dijeron que avisaramos a Arenys", explican las fuentes del hospital. Desde este juzgado no se les avisó del error, y aún más, a la vista de lo sucedido tampoco trasmitieron la información al partido judicial de Arenys como hubiera sido oportuno.

Así pues, esta mañana el juez competente que lleva el caso no tenía ninguna "confirmación oficial" de la defunción del bebé, según ha informado en un comunicado el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC). Sin esta información, el magistrado no puede plantear ningún cambio en la situación procesal del autor confeso del maltrato, que actualmente está en libertad provisional. De momento no ha trascendido que tras recibir la información necesaria, el juez haya tomado ningún decisión que modifique esta situación.

Además, el juzgado ha añadido que tampoco ha recibido ningún informe médico sobre el bebé. Hace una semana que pidió estos datos. Hoy el juez los ha vuelto a demandarlos, esta vez "bajo advertencia". El hospital ha respondido que en estos momentos tanto magistratura como el centro "ya están en contacto" y le han facilitado toda la documentación requerida. 

Libertad polémica

El padre, autor confeso del maltrato, quedó en libertad hace 11 días. El juzgado número 3 de Arenys, de guardia cuando sucedieron los hechos, le dejó sin pasaporte y le obligó a comparecer cada semana ante los juzgados. Horas después de quedar en libertad, el joven uruguayo de 21 años huyó de su domicilio en Pineda de Mar

Este mediodía , en una concentración de repulsa contra el maltrato y infantil, el alcalde de Pineda Xavier Amor ha puesto en duda la decisión del magistrado. "Hay decisiones judiciales que no se entienden y pediremos la máxima contundencia", ha afirmado Amor, según informa la Agència Catalana de Notícies. 

Ayer la Generalitat informó que había pedido ante juez que el padre, autor confeso del maltrato, ingresara en prisión. Tanto el Ayuntamiento de Pineda como la Conselleria d'Afers Socials han solicitado personarse como acusación particular en el caso. 

El bebé murió ayer a las dos de la tarde tras 17 días hospitalizado en estado muy grave en la UCI pediátrica de Vall d'Hebron. El menor ya tenía lesiones previas y había sido hospitalizado en distintas ocasiones pero los protocolos para el maltrato infantil no se activaron hasta que ingresó en el hospital barcelonés. La Conselleria de Salut y la de Afers Socials han iniciado investigaciones para detectar qué falló.