Ir a contenido

Polémica municipal

Los sindicatos denuncian intrusismo laboral de los nuevos serenos

UGT y CCOO recuerdan que las funciones de vigilancia de seguridad requieren de una acreditación del Ministerio de Interior

Gabriel Ubieto

Histórica felicitación de Navidad del sereno del barrio.

Histórica felicitación de Navidad del sereno del barrio. / Desconocido (Archivo)

Los sindicatos no han reaccionado precisamente con aplausos a la medida anunciada por el ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet de recuperar la figura del sereno para guardar sus calles. UGT CCOO han alertado de que estos agentes podrían incurrir en una práctica de intrusismo laboral para con los vigilantes de seguridad. Las centrales han recordado también que para desempeñar las funciones de vigilancia es precisa una formación acreditada por el Ministerio de Interior. Por su parte, el ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet a preguntas de EL PERIÓDICO ha declinado realizar declaraciones.

"No estamos en contra de que se creen puestos de trabajo, menos incluso si la política municipal está pensada para colectivos vulnerables como son los parados mayores. Pero el ayuntamiento debe tener en cuenta que los empleos que gana por un lado, los destruye por el otro", ha afirmado el responsable de seguridad privada de UGT en Catalunya, Juan Antonio Ramos.

Antiguamente la figura del sereno sí que desempeñaba funciones propias de los actuales vigilantes de seguridad, de la misma manera que el guardia de campo hacía lo propio en las zonas rurales. Los serenos no solo abrían y cerraban las puertas, sino que permanecían atentos a cualquier acto presuntamente delictivo e intervenían si era necesario. Es a la hora de pasar a la acción donde los sindicatos ven el intrusismo, además de un riesgo tanto para el propio sereno como para la ciudadanía.

"Estos serenos serán personas que no están habilitadas para intervenir ante un conflicto. Los vigilantes de seguridad estamos formados tanto legalmente, como para la defensa personal", explica Ramos. Este representante sindical alerta de los riesgos que puede conllevar esa falta de formación específica. Si el sereno interviene en un episodio violento, o bien puede excederse, con el riesgo para el ciudadano, o bien puede salir él mal parado.

El programa anunciado por el ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet contempla una plantilla de 18 personas, dos encargados y 16 serenos, que trabajarán en parejas mixtas. Desde el municipio se publicitó el rol de estas personas como similar a la de los agentes cívicos. Estos juegan un rol meramente informativo ante la ciudadanía y no tienen competencias para intervenir ante una situación de presunto delito.

Desde los sindicatos se reconoce que, mientras estos serenos se limiten a dichas funciones, ellos no interpretan que se incurra en un delito de "usurpación de funciones". No obstante, y dado el contexto nocturno, creen que el riesgo de que acaben extralimitándose es elevado. Si ello finalmente acaba produciéndose a partir del mes de marzo, que es cuando comenzará a implementarse este servicio, los sindicatos amenazan con emprender acciones legales contra el ayuntamiento.