Ir a contenido

moratoria urbanística

El Govern prohibirá construir a 500 metros del litoral en la Costa Brava durante un año

El objetivo es parar temporalmente algunos proyectos y someterlos a estudio

Europa Press / Girona

Rascacielos en Ampuriabrava, en la Costa Brava, en una imagen de archivo

Rascacielos en Ampuriabrava, en la Costa Brava, en una imagen de archivo / JAON CASTRO (ARCHIVO)

La Comisión de Urbanismo de Girona aprobará este jueves una moratoria urbanística de un año en la franja costera de 500 metros entre Portbou y Blanes, han explicado a Europa Press fuentes de la Conselleria de Territori i Sostenibilitat. El secretario de Hàbitat Urbà i Territori de la Generalitat, Agustí Serra, avanzó esta medida en un acto que se celebró este martes en el Ateneu Barcelonès.

Las mismas fuentes han precisado que los detalles de la moratoria se darán a conocer el jueves en el marco de la Comisión, si bien han avanzado que la medida no afectará a todos los proyectos de forma generalizada. El objetivo es parar temporalmente algunos proyectos y someterlos a estudio antes de la aprobación del avance del Plan director urbanístico (PDU) de revisión de sectores no sostenibles en el ámbito litoral gerundense, que se prevé para el primer trimestre del 2019.

El nuevo PDU analizará la ordenación de todos los suelos que aún se podrían urbanizar, pero que no se han llegado a desarrollar, y propondrá un nuevo diseño más sostenible o, en su caso, los desclasificará directamente, todo ello con el objetivo de proteger a la costa de una excesiva urbanización.

Suspenderán el otorgamiento de licencias

Con la aprobación del avance del PDU en el 2019 también se suspenderá el otorgamiento de licencias de construcción en muchos de los sectores, los que se consideren más urgentes, mientras se redacta el Plan, con lo que se evitará que se puedan urbanizar antes de tener finalizado el documento.

De este modo, el Govern da respuesta a una reivindicación de la plataforma SOS Costa Brava, que quiere proteger el territorio de 21 planes urbanísticos y que alerta a los ayuntamientos del litoral de Girona y a la Generaliat de los graves impactos acumulativos, tanto ambientales como paisajísticos, que pueden comportar estos planes.

La asociación asegura que la Costa Brava ha traspasado los límites de carga del territorio, por lo que se encuentra, a su parecer, en una situación de riesgo en relación a impactos ambientales.