Ir a contenido

El pozo de Totalán donde cayó Julen era irregular y no tenía permisos

El dispositivo de rescate espera llegar hasta el niño en 48 horas mediante la construcción de dos túneles

Julia Camacho

El pozo de Totalán (Málaga) donde cayó el niño Julen es irregular y el sellado era deficiente. / FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

El pozo de 100 metros de profundidad donde el pasado domingo cayó el pequeño Julen, en Totalán (Málaga), carecía de permisos y a la Junta de Andalucía no le consta, ni en los departamentos de Minas ni en el de Aguas, que los propietarios de la parcela en la que se ubica hubieran solicitado autorización alguna para realizar la prospección en búsqueda de aguas subterráneas. El dispositivo de rescate logró llegar ayer hasta la cota de 80 metros sin tener todavía constancia de la presencia del niño de dos años, aunque desde la Delegación del Gobierno confirmaron que se espera llegar hasta él en el plazo de 48 horas una vez que ya se han iniciado los dos túneles, uno en paralelo y otro en horizontal, que han recomendado desde una comisión de expertos ingenieros ayudados por un georradar.

Fuentes de la administración autonómica confirmaron ayer que la elaboración del pozo no siguió los trámites pertinentes ni se presentó un proyecto técnico de excavación, dado que no consta ninguna solicitud ni expediente en los diferentes departamentos que podrían haberlo validado. La empresa encargada de la perforación no se pronunció en este sentido, limitándose a asegurar que sí había tapado el pozo con una piedra de grandes dimensiones. [Sigue el rescate del niño de Málaga en directo.]

El padre: "Nos estamos muriendo"

La falta de permisos no ha hecho sino enervar más los ánimos de la familia de Julen, quienes ayer mostraron su malestar con la situación después de más dos días sin haber podido siquiera ubicar al niño. “Muchos tuits de apoyo, muchos votos, pero medios, ninguno. ¿Sabe usted lo que es llevar 30 horas esperando a que saquen a tu hijo de un pozo?... No se está haciendo una p… mierda”, lamentó el padre en declaraciones a El programa de Ana Rosa. “Que un niño lleve 30 horas metido en un pozo... ¡Estamos muriéndonos!”, reprochó. Unas críticas a las que se sumó el alcalde de Totalán, Miguel Escaño, al subrayar lo que considera “desorganización” de las labores de rescate y la falta de medios técnicos. “Hay infrarrojos, hay georradar y muchas cosas por hacer, y antes de ayer no se ha hecho nada”, clamó.

Desde el Gobierno central mostraron su comprensión con la situación de tensión que atraviesa la familia, pero hicieron hincapié en que se trata de una “situación inédita” por la estrechez de la oquedad, de la que no hay ningún referente en el mundo, según detalló anoche el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Gómez de Celis. Insistió en que se han puesto "todos los medios técnicos y humanos" a disposición del dispositivo de rescate y aseguró que ya están en marcha los dos túneles, uno paralelo y otro perpendicular, aconsejados por un comité de expertos en ingeniería con los que se espera llegar hasta el niño en un plazo de entorno a 48 horas. “Creemos que en ese tiempo podremos solucionarlo definitivamente y dar con el pequeño en el pozo”, única hipótesis sobre su desparición.

Según explicó, las labores de succión de tierra , que prosiguen, han permitido avanzar hasta los 80 metros, pero siguen sin localizar a Julen. Por eso, se han iniciado ya los movimientos de tierra necesarios para meter la maquinaria que permita, por un lado, entubar el pozo original para evitar derrumbes, y por otro perforar dos pozos alternativos “por si uno de ellos pudiera fallar”. Es el caso, por ejemplo, de la galería perpendicular que ya se está abriendo en la ladera, “porque hay más metros y posibilidad de error”. Estas galerías irán conectadas al pozo originario, de forma que se salve el tapón detectado. Allí serán los mineros expertos en rescate quienes culminen la conexión de forma manual para evitar derrumbes.

De la mina de Chile al pozo de Totalán

El rescate del pequeño Julen ha movilizado a decenas de entidades y particulares de toda España, pero también de otros puntos del globo. Es el caso de una empresa sueca de geolocalización que en 2010 ayudó en Chile a situar el lugar exacto donde quedaron atrapados 33 mineros tras el derrumbe de una excavación. A ellos se sumarán además ocho técnicos de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa, en Asturias.

Según fuentes gubernamentales, fue la propia ministra de Defensa, Margarita Robles, quien contactó de urgencia con el responsable de Hunosa para pedirle su participación en un rescate de enorme complejidad técnica. Según ha trascendido, la disponibilidad fue inmediata, y ha sido un avión de las Fuerzas Aéreas el que ha trasladado a la brigada hasta Totalán para que se sumen así al comité de expertos formado para asesorar a la Guardia Civil en las labores de localización y rescate del niño.