Ir a contenido

problema sobre ruedas

Esta es la ruta que siguió tu moto cuando te la robaron

Bandas criminales trasladan los vehículos hasta almacenes, donde los desmontan y los guardan pieza a pieza

Unas acaban en Marruecos, otras abastecen talleres y un tercer grupo, bajo nueva documentación, pasa rápidamente a manos de otro motorista

Guillem Sànchez

Manillares de motos robadas decomisados por la Guardia Urbana.

Manillares de motos robadas decomisados por la Guardia Urbana.

En Barcelona desaparecen cada día siete motos. Los propietarios regresan al lugar en el que las habían dejado aparcadas y ya no están. Los ladrones sustrajeron 2.493 durante el pasado 2018. Reaparecieron unas 1.000. ¿Dónde está el resto?

El pasado 3 de enero, en el paseo de Lluís Companys de Barcelona, dos agentes de la Guardia Urbana detuvieron a las nueve de la noche una furgoneta porque circulaba con la tarjeta de la ITV caducada. Al conductor, un hombre de origen marroquí residente en el distrito de Ciutat Vella, le pidieron que abriera las puertas traseras de la furgoneta. En su interior había seis bolsas negras de tamaño considerable. En una de ellas encontraron  seis manillares de una motocicleta Honda SH 125. En su pasaporte había sellos que indicaban que este conductor había estado yendo y viniendo de Marruecos continuamente. ¿Están en aquel país las motos robadas en Barcelona o cualquier otra ciudad de España?

"Sí… y no". El sargento de los Mossos d'Esquadra Eduard Rodríguez ha formado parte de una investigación que desarticuló uno de los grupos criminales que han creado el agujero negro que engulle sin parar motos en Barcelona. Con el 'Caso Macri', así lo bautizaron las cuatro unidades de investigación de los distritos de SarriàLes CortsGràcia y Nou Barris -la que lidera Rodríguez-, han radiografiado de principio a fin el circuito que siguen las motos, desde el robo hasta su nueva vida. 

El robo

Los ojeadores frecuentan zonas de oficinas o de aparcamientos con alta movilidad. Se fijan en los detalles: "Si están protegidas con una cadena o si alguien se ha dejado las llaves puestas, por ejemplo". Elegido el objetivo, desbloquean el manillar -usando una herramienta fácil de comprar en tiendas especializadas- y la cambian de lugar, arrastrándola a peso. Les basta con alejarla un par de calles. "Después, esperan". Transcurrida una semana, regresan a buscarla. Si sigue allí, la cargan en una furgoneta, equipada con rampa, y se la llevan.

Actúan así "para asegurarse de que no roban ninguna moto con GPS". Si se tratara de un vehículo con ese localizador, el propietario sería capaz de encontrarlo en pocos minutos una vez descubriera que no está donde estaba. Por eso, si no ha dado con la moto en una semana, es que no tiene GPS. De esta manera los delincuentes protegen la ubicación del almacén.

Las tres rutas del vehículo robado

Las organizaciones desmontan pieza a pieza las motos robadas y las guardan cuidadosamente en almacenes clandestinos. Desmembradas, les aguardan tres destinos distintos: Marruecos; un taller mecánico o, bajo una nueva documentación, las manos de un comprador ignorante.

"Hay intermediarios que se dirigen a estas organizaciones para comprar las motos por piezas y trasladarlas en ese estado hasta Marruecos", explica Rodríguez. Las cargan en camiones y las llevan por carretera hasta Tarifamezcladas con trozos de metal inservible, para despistar a los controles fronterizos del Estrecho de Gibraltar. Después viajan en ferri hasta Tanger (Marruecos) y, una vez allí, pieza a pieza las reconstruyen para colocarlas después en el mercado. La furgoneta que descubrió la Guardia Urbana de Barcelona en el pasado 3 de enero era uno de estos transportes, "aunque más rudimentario", dado que las piezas no estaban mezcladas.

Para la segunda vía, existen 'empresas' de distribución que compran piezas robadas para venderlas a talleres de reparación de motos que "saben o no" de dónde proceden.

Las bolsas de plástico que trasladaba la furgoneta detenida por la Guardia Urbana. 

La última opción es compleja, y en el caso de la operación Macri, la propia organización se hacía cargo de todo el proceso. El primer paso era comprar por internet motos que habían sufrido un siniestro total. "En realidad, no estaban comprando las motos, sino su documentación", aclara Rodríguez. Con esos papeles, montaban una moto nueva y la vendían, de nuevo por internet, a compradores de vehículos de segunda mano que actualmente siguen sin saber que se sientan sobre piezas robadas y lucen una matrícula de un vehículo siniestrado.

"Si vuelves y tu moto no está, date un par de vueltas porque tal vez la encuentres aparcada en otro sitio"

El parque de motos de Barcelona asciende a casi 300.000 motos. De las 2.493 que se robaron en el 2018, poco más de mil reaparecieron. Existen manguis de poca monta que también están detrás de un buen número de desapariciones. A menudo, las usan "para atracar o dar tirones" y después las abandonan sobre la acera. Detrás de la mayoría de 'reapariciones' suelen estar estos últimos cacos, que tampoco centran el interés de los Mossos porque el Código Penal es laxo y difícilmente lograrán que entren en la cárcel. La policía catalana se focaliza en los grupos organizados, a los que un juez sí podrá ingresar en prisión  y que, además, son los creadores del verdadero agujero negro de motos de Barcelona.

Consejos a los motoristas

Rodríguez da algunos consejos a los motoristas: Instalar un GPS, usar cadenas que las sujeten –a ser posible- a otros elementos fijos, aparcar en zonas iluminadas y, siempre que el bolsillo lo permita, en un párquing. Pide también que se llame a emergencias cada vez que se vea una furgoneta cargando motos en la ciudad para que se pueda comprobar a través de la matrícula si pertenece o no a una empresa legal. A los propietarios les dice otra cosa. "Si vuelves y tu moto no está, date un par de vueltas porque tal vez la encuentres aparcada en otro sitio".

Más piezas de moto robadas en Barcelona y recuperadas por la Guardia Urbana.