29 oct 2020

Ir a contenido

SUBIDA TARIFAS TREN

Protestas en Reino Unido por la subida desmesurada de los billetes de tren

Se ha incrementado un 3,1% mientras que la red ferroviaria sufre los mayores retrasos en 13 años

El gobierno culpa a los sindicatos por demandar sueldos más altos

Alfons Saladrigas

Activistas protestan contra la subida de la tarifa del tren a las puertas de la estacion Kings Cross en Londres.

Activistas protestan contra la subida de la tarifa del tren a las puertas de la estacion Kings Cross en Londres. / EFE / ANDY RAIN

Miles de personas protestaron este miércoles en estaciones ferroviarias de todo el Reino Unido por la decisión del gobierno de Theresa May de subir los precios de los billetes de los trenes un 3,1%. Se trata de una subida exagerada, por encima del IPC, que se produce a pesar del incremento de los retrasos y cancelaciones de trenes (en su nivel más bajo de los últimos trece años) y el deterioro de los vagones.

El Reino Unido tiene los trenes más caros de Europa. Según un estudio del sindicato TUC, el billete mensual entre Londres y Chelmsford (unos 46 quilómetros) cuesta 425 euros, mientras que el equivalente en España sería de 120. El gasto en transporte supone el 13% de los ingresos de los británicos, en comparación con el 5% de los españoles, el 4% de los alemanes o el 2% de los franceses. Los precios de los trenes en Reino Unido han subido casi un 120% desde su privatización en el año 1993 por el gobierno conservador de John Major.

Desde entonces, el servicio fue transferido a compañías privadas mientras que las infraestructuras siguieron en manos del estado. Algunos manifestantes se quejaban de que directivos de Network Rail, la compañía que gestiona las infraestructuras ferroviarias, financiada con dinero público, se llevaran más de 70 millones en primas pese a los retrasos y problemas de servicio. “No puedo entender cómo los directivos siguen obteniendo estas primas tan elevadas mientras el servicio es tan pobre”, lamentó un manifestante en la estación King’s Cross, en Londres. “Cada año dicen que mejorarán el servicio, pero nunca lo hacen”, protestó otro.

Inversión récord

El gobierno dijo que 98 peniques de cada libra que cuesta el billete es reinvertido en infraestructuras y el ministro de transporte, Chris Grayling, aseguró que se habían llevado a cabo una inversión récord en infraestructuras este año, una afirmación rebatida por Jeremy Corbyn, el líder laborista, que encabezó las protestas de Londres. Corbyn pidió la renacionalización del sistema ferroviario. “De alguna manera u otra todos los estados financian su sistema público, en ningún país funciona de forma totalmente independiente”, justificó.

Grayling no dudó en culpar a los sindicatos y afirmó que ellos “han exigido subidas de sueldo por encima del 3% y esto es lo que provoca el incremento de los precios más de lo que deberían, y son los mismos sindicatos que financian al Partido Laborista”. “Es un escándalo que el señor Grayling culpe a los trabajadores de los problemas provocados por la privatización de los ferrocarriles”, le replicó Mick Cash, director del sindicato RMT.

La exagerada subida de los billetes por parte del gobierno contrasta con la decisión del alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, de congelar el precio de los billetes del transporte público en la ciudad desde que fue elegido en 2016. “Si yo puedo congelar los precios y ofrecer un mejor servicio, ¿por qué no el gobierno del país?”, preguntó Khan. “Las consecuencias de la congelación de precios serán recortes de servicios”, le advirtió Grayling.