Ir a contenido

En Málaga, Madrid y Barcelona

La Policía detiene a 31 personas en un operativo internacional contra el tráfico de cocaína

Los agentes han ayudado a la desarticulación de la organización de narcotráfico junto con Argentina e Italia

El Periódico / Agencias

 Droga incautada por la policía.

 Droga incautada por la policía. / Policía Nacional

Agentes de Policía Nacional ha detenido a 31 personas en España en un operativo internacional contra el tráfico de cocaína, en colaboración con la Gendarmería Nacional de Argentina y la Guardia di Finanzia de Italia que ha propiciado la desarticulación de una organización criminal internacional dedicada al narcotráfico desde Sudamérica y con destino a España e Italia.

En el marco de la operación Cambalache, más de 750 agentes de los tres países han participado en este dispositivo que ha permitido la detención de 48 personas: 31 de ellas en España y 17 en Argentina. Otras tres han sido imputadas en Italia.

En España, la actuación policial ha involucrado más de 100 efectivos en las ciudades de Málaga, Madrid y Barcelona, donde se han realizado 25 registros en total.

Inicios de la investigación

La investigación se inició en el 2017 en torno a una familia argentina conocida como 'el clan de los Loza' quienes, presuntamente, lideraban la organización y disponían de una amplia red de tráfico y distribución de drogas en Europa.

El clan, formado por tres hermanos, llevaba más de una década siendo el objetivo principal de las autoridades policiales argentinas y se le consideraba una de las organizaciones con mayor capacidad para el tráfico de cocaína a nivel internacional.

Todo ello llevó la creación de un equipo conjunto de la Policía Nacional con las autoridades italianas y argentinas, auspiciado por Eurojust. Durante el tiempo que ha durado la investigación, los agentes han detectado que la organización ha distribuido unas dos toneladas de cocaína.

Finalidad de la organización

La organización pretendía distribuirla por el norte y el sur de España, principalmente por Barcelona y la Costa del Sol. Un mes más tarde, en diciembre de ese mismo año, la Gendarmería de la República de Argentina intervino 1,1 toneladas de cocaína cuando uno de los tres hermanos Loza trataba de introducirla en Argentina desde Bolivia. El destino final de parte de esa cocaína era Europa.