Ir a contenido

El mercado gastronómico

Las aves ecológicas y criadas en libertad ganan terreno en Navidad

"La pularda y el capón son los que más triunfarán estas fiestas", explica un distribuidor

Óscar Hernández

Algunas de las aves ecológicas, debidamente etiquetadas, que se consumirán estas Navidades.

Algunas de las aves ecológicas, debidamente etiquetadas, que se consumirán estas Navidades. / Maite Cruz

Para que el animal no sufra y viva más feliz antes de llegar a la mesa. También para las personas que valoran el sabor de lo auténtico. Y puede haber más razones que justifican el creciente mercado navideño gastronómico de las aves ecológicas. Pero la realidad es que cada vez más consumidores las adquieren criadas en libertad, en un entorno agradable con terrenos ricos en vegetación y con un matadero muy próximo para evitarle el estrés. Así lo explica Josep Capdevila, tercera generación de vendedores y distribuidores de aves de calidad.

"Lo que más se vende en Navidad son los pollos de razas tradicionales criados al aire libre, como el pata negra del Penedès, el de Pagès de La Cajola (Solsonès) y el ecológico de Centelles (Vic)", cuenta Capdevila, quien destaca el sabor y la textura de la carne como las grandes cualidades de estas especies, con muchos más días de cría y que, por tener, tienen hasta la cresta completa, algo que no pasa con los pollos normales de producción rápida. Para distingur estas aves de cinco estrellas, además de su impresionante tamaño, basta en confiar en el pollero o la pollera del mercado y fijarse que esté debidamente etiquetado para certificar su origen y trazabilidad.

Casi el triple de caros

Los pollos de gran consumo están hacinados y se crían muy deprisa, en 38 días. Sin embargo,  estos se aliemntan y crecen durante cien días y no tienen nada que ver", explica Capdevila. El precio, sin embargo, también se nota. Si un pollo mormal cuesta unos 3,50 euros el kilo, los de cinco extrellas criados en libertad pueden superar los 10 euros por kilo. Capdevila, que pone en contacto a los productores artesanales de pollos con los mercados (su familia tiene paradas en La Boqueria y La Concepció), asegura que estas Navidades "en la mesa triunfarán las pulardas y el capón de pintada". Las pulardas preferidas estos días con la pata azul de Bresse, la pata negra del Pendès y el capó del Penedès.