Ir a contenido

En horas punta

Rodalies circula este viernes a medio gas por la huelga de interventores

Las líneas afectadas son la R3, R4, R11, R12, R13, R14, R16 y RG1

El Periódico

Estación de Catalunya de la red de Rodalies, de Renfe, en una imagen del pasado noviembre.

Estación de Catalunya de la red de Rodalies, de Renfe, en una imagen del pasado noviembre. / FERRAN NADEU

La circulación de los trenes de Rodalies se ve afectada este viernes por una huelga. La Conselleria de Treball ha fijado unos servicios mínimos del 66% entre las 6.00 y las 9.30 horas y entre las 17.00 y les 20.30 horas para los trenes de las líneas R3, R4, R11, R12, R13, R14, R16 y RG1 afectados por la protesta de interventores convocada por CCOO.

Durante el resto de la jornada, el servicio será de un 33%, y el resto de líneas funcionarán con sus circulaciones habituales, según ha informado Renfe en un comunicado.

Renfe ha cancelado para este viernes un total de 154 trenes de los habitualmente programados, 84 de ellos de AVE y Larga Distancia y otros 70 de Media Distancia. La movilidad de estos viajeros se asegurará con un servicio del 78% de los trenes afectados, que son aquellos que se realizan con personal de Barcelona, mientras que en los trenes Avant el servicio es de un 65%.  

El motivo

El personal que está llamado a la huelga hace tareas como la de comunicar la finalización de las operaciones de trenes cuando el maquinista no tiene visibilidad directa ni medios auxiliares, por lo que sin su intervención los trenes no pueden funcionar por motivos de seguridad.

Los trabajadores denuncian que cada día hay menos interventores mientras crece el número de trenes de Larga Distancia, Media Distancia y AVE, afectando de "forma negativa a los usuarios que pagan un servicio que no reciben" . Según denuncia CCOO, la reducción de personal tiene "una gran repercusión", tanto a nivel interno, en sus condiciones laborales, como en la calidad de la prestación del servicio a los viajeros y su seguridad.

Asimismo, los trabajadores critican que la compañía no haya adoptado las "medidas suficientes" contra las agresiones físicas y verbales que sufre el colectivo de los interventores.