Ir a contenido

FRENO A LOS AYUNTAMIENTOS

El decreto del alquiler no prevé que los ayuntamientos puedan poner tope a los precios

El Ejecutivo sí aprueba ampliar de 3 a 5 o 7 años los contratos de arrendamiento

Las comunidades de vecinos podrán, por mayoría de tres quintos, limitar las viviendas turísticas

Patricia Martín

Pisos en alquiler, en Barcelona.

Pisos en alquiler, en Barcelona. / ALBERT BERTRAN

El Consejo de Ministros aprobó este viernes el real decreto que permitirá que, a partir de su publicación en el BOE, la duración mínima de los contratos de alquiler pase de tres a cinco años –y siete años si el arrendador es una empresa-. Se trata de una de las principales demandas de los inquilinos para lograr cierta estabilidad en su vida y de las plataformas antidesahucios. Si bien, la normativa no contempla otro de los acuerdos alcanzados con Podemos e incluido en el pacto presupuestario: que los ayuntamientos puedan poner un tope a los precios en aquellas zonas con alquileres disparatados. Es una de las reivindicaciones de Ada Colau, que han asumido los denominados ayuntamientos del cambio y que Unidos Podemos presionó para que el Gobierno se comprometiera por escrito a llevarla a cabo.

Si bien, el Ejecutivo argumenta que necesita tiempo para recabar datos estadísticos sobre las zonas más “tensionadas”, el término que se recoge en el acuerdo, y para dar con la metodología adecuada para contener los precios, por eso afirma que las medidas más intervencionistas se incluirán en una ley posterior o en la tramitación del decreto como proyecto de ley. “Esto no contempla toda la política de vivienda, solo las medidas urgentes y de absoluta necesidad”, argumentó el ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

Eso así, el decreto modifica cinco normas, entre ellas la ley de arrendamiento urbanos para volver a la situación previa al Gobierno del PP y que los contratos duren un mínimo de cinco años (sin efecto sobre los que ya están en vigor). Si el propietario es una empresa podrían alargarse hasta siete años, con un plazo de prórroga de 1 a 3 años una vez trascurrido el periodo de prórroga obligatoria.

La fianza

De esta forma, se da más seguridad tanto al inquilino como al arrendador, si es que su deseo es tener una renta garantizada y continua. Además, se limita a un máximo de dos mensualidades la fianza que se puede exigir, se facilita la mejora de la vivienda en el trascurso del mismo contrato y sin esperar al vencimiento y se establece que los gastos de gestión inmobiliaria y de formalización del contrato corran a cargo del propietario si es una persona jurídica.

Asimismo, se exime del pago del impuesto sobre trasmisiones patrimoniales y actos documentados en el arrendamiento de vivienda para uso estable y se da más posibilidades a las comunidades de propietarios para poner coto a las viviendas turísticas, uno de los motivos de los incrementos de precios y de la falta de oferta en las grandes ciudades. Así, bastará con que tres quintas partes de una comunidad de vecinos rechacen su implantación para que esta prospere. Por último, se introducen medidas para estimular la accesibilidad de los edificios.

Por el contrario, el decreto no incluye acciones en contra de los pisos vacíos, pero obliga al Gobierno a continuar aprobando medidas para fomentar el alquiler, como el plan para la construcción de 20.000 viviendas a precios limitados en el plazo de 4 a 6 años.

Las presiones de Podemos

Que los deberes se dejen más adelante no ha satisfecho a Podemos, que acusó al Gobierno de “incumplir” la parte del acuerdo que plasma negro sobre blanco que se facilitará que los “ayuntamientos y Comunidades Autónomas que así lo consideren puedan regular y limitar las subidas abusivas del precio del alquiler en las zonas tensionadas”. Si bien, se especifica que esta medida se desarrollará “a lo largo de 2019”, por lo que el Ejecutivo sí que considera que está cumpliendo con su parte.

Por el contrario, la portavoz de Unidos Podemos Lucía Martín acusó al Gabinete de Pedro Sánchez de “arrodillarse ante los fondos buitre” y, en declaraciones a EL PERIÓDICO, “exigió que se apruebe vía real decreto, ya sea en este u en otro posterior las medidas de contención de los precios, puesto que los proyectos de ley son sistemáticamente bloqueados por PP y Ciudadanos en el Congreso”.

Aún así, no amenazó a Ejecutivo con votar en contra de la convalidación del decreto, ya que se mostró “esperanzada” en que Ábalos “rectifique” y, dado que la mesa de trabajo técnico sobre vivienda sigue en funcionamiento, esta “dé sus frutos” y se introduzcan los puntos acordados.

El desahucio se frenará un mes para buscar una solución habitacional

El real decreto modifica la ley de enjuiciamiento civil para dar más salidas a las personas en riesgo de desahucio. Según recordó el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, los desahucios por ejecución de hipoteca han bajado mientras que por impago del alquiler crecen como consecuencia de que el 42% de los hogares destinan más del 40% de su renta al alquiler. Por ello, el decreto contempla que una vez que los servicios sociales alerten de que se trata de una persona en situación de vulnerabilidad, se interrumpa el proceso durante un mes –dos meses en el caso de que el propietario sea una empresa- para que las administraciones busquen una solución habitacional.