Ir a contenido

PEDERASTIA

Los jesuitas catalanes investigarán los posibles abusos sexuales cometidos desde los años 60

La institución se compromete a informar de los resultados obtenidos

En un comunicado pide disculpas por "no haber estado a la altura"

Guillem Sànchez

Edificio de los Jesuítas de Sarrià, en Barcelona.

Edificio de los Jesuítas de Sarrià, en Barcelona.

Los jesuitas de Catalunya investigarán los posibles casos de abusos sexuales que se hayan producido en el seno de su organización. La Fundació Jesuïtes Educació ha emitido este jueves un comunicado, a raíz de la información publicada por el diario El País, que ha recuperado el caso de un docente condenado a dos años de cárcel y seis de inhabilitación por abusos en 1992, Luis Tó González, desvelando que fue enviado a Bolivia dos meses después de la sentencia. En el mismo reportaje de este diario se glosaban 18 casos de religiosos acusados de pederastia en el extranjero, entre los que incluían los cuatro maristas españoles destapados por EL PERIÓDICO en Chile

La institución admite que resulta necesario "sistematizar la información que pueda existir" para "asegurar una memoria fiel y honesta del pasado" y se compromete en escarbar hasta la década de los 60 para hacer aflorar casos de menores y conductas impropias que "hayan podido suceder en los centros de Jesuïtes Educació". En Catalunya hay ocho escuelas.

En el mismo comunicado, los jesuitas aseguran que "informaran" de las conclusiones de la investigación interna “respetando la voluntad de las víctimas y el derecho a la presunción de inocencia de las personas”.

Medidas "incompletas"

Asume asimismo que, en el pasado, la gestión de estos casos "ha podido ser deficiente, o las medidas tomadas han podido ser incompletas, pedimos perdón, en primer lugar a las víctimas, ya sus familias, lamentamos no haber estado siempre a la altura de la confianza depositada en nuestros centros, y manifestamos nuestra voluntad de dar luz a los casos que requieran aún clarificación". Para ello, ponen a su disposición el correo 'escoltar@fje.edu' para que "hagan llegar cualquier información o inquietud al respecto".

Enric Masllorens, director de la Fundació Jesuïtes, explica que desde el 2008 las escuelas llevan a cabo "programas de formación y prevención", en colaboración de la Fundación Vicki Bernadet.

Luis Tó, el profesor jesuita condenado por abusar de una niña de 8 años que fue enviado a Bolivia en 1992, era profesor de religión en el colegio Sant Ignasi de Sarrià. En esa época, la familia de la menor denunció los hechos sin contar con la dirección de la escuela, comenzó un proceso judicial que culminó en una condena de 2 años y la institución reaccionó enviando al docente en una misión al país andino sin informar de lo ocurrido a las familias. 

Los cuatro maristas

Tó es uno de los 18 profesores acusados de pederastia en el extranjero, o enviados a América Latina para ocultar sus abusos, que ha publicado 'El País'. Entre estos, se cuentan también los cuatro docentes maristas nacidos y formados en España que fueron enviados a Chile, según reveló la investigación de EL PERIÓDICO, donde agredieron a menores que ahora se han atrevido a denunciarlos.  Son los hermanos Abel Pérez, José Monasterio, Adolfo Fuentes y Jesús Castañeda.  

Los cuatro maristas denunciados en Chile fueron reclutados por la orden a edades tempranas, entre los 10 y los 15 años, durante las décadas de 1940, 1950 y 1960. Ingresaron en el Juniorado Hispanoamericano que se impartía en Valladolid, en un centro que las comunidades maristas de América del Sur decidieron montar en España tras constatar la falta de vocación que existía entre los habitantes de Chile, Argentina o Perú.