Ir a contenido

MOVILIDAD

La ATM anuncia la congelación de las tarifas de transporte público en Barcelona

El 'conseller' de Territori era favorable a un incremento del 2% de los billetes para mejorar la calidad del servicio

Los precios de los billetes para el 2019 se mantienen a pesar de la falta de consenso entre las tres administraciones consorciadas

Luis Benavides

Las tarifas del transporte público del área de Barcelona para el 2019.

Las tarifas del transporte público del área de Barcelona para el 2019.

Las tarifas de transporte en el área metropolitana de Barcelona permanecerán congeladas como mínimo un año. Las presiones de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también presidenta del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), han surtido efecto. El Govern ha aceptado no revisar los precios de los diferentes títulos, pero a regañadientes. El 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, asegura que la congelación representará 25 millones de euros que deberán asumir las administraciones y que no podrán destinarse a las mejoras previstas.  

Colau y Calvet llevaban semanas discutiendo la conveniencia o no de esta medida, que el segundo tildó de "populista" en un año electoral. En todo caso, la pelota estaba en el tejado del Govern de Quim Torra, pues el Ejecutivo catalán es el participante mayoritario de la ATM (posee el 51%, frente al 49% del Ayuntamiento de Barcelona y AMB). Su presidente y 'conseller' de Territori, Damià Calvet, ha confirmado en una rueda de prensa en la sede del ATM una decisión que ya dejó entrever la 'consellera’ de Presidència, Elsa Artadi, este lunes. Esto es, mantener los precios del 2018. "Se están estudiando medidas, teniendo en cuenta tanto el impacto en el gasto como los recursos disponibles para la Generalitat", dijo la portavoz del Govern.  

La tarifas del transporte de Barcelona para el 2019 (Billete sencillo, T-10, T-50/30, T-Mes)

Plan de contención

Calvet ha empezado su discurso tras el consejo de administración del ATM subrayando que el transporte público en el área metropolitano es "un modelo de éxito", con más de mil millones de viajes cada año, pero que es necesario reforzarlo. En este sentido, el presidente de la ATM era favorable a un incremento del 2% -en consonancia con el IPC- en los billetes, una subida que permitiría mejorar el servicio actual. "Por un euro al mes, nos asegurábamos poder hacer las mejoras necesarias", ha asegurado. El 'conseller' ha razonado sus cálculos: "Si se incrementan 25 céntimos en una T-10, eso supone unos 12 euros anuales para una persona que compre 50 tarjetas. En total, 1 euro al mes".

La congelación de las tarifas les obligará, asegura el presidente de la ATM, a "contener el plan de mejoras aprobadas en el 2017 y plantear un control de costes de todos los operadores" que, ha matizado, no implicarán en ningún caso un recorte en los servicios actuales. Respecto al plan de mejoras, Calvet ha recordado que "nació de un enorme consenso tras constatar el empeoramiento de la calidad del aire" y, no menos importante, tras recibir "las amenazas" de la Unión Europea por superar los niveles de contaminación recomendados. 

Así, la decisión de la congelación dividía a las tres administraciones concesionarias. "La decisión ha sido unilateral por parte de algunas administraciones", ha subrayado el 'conseller' quien puntualiza que no hubo ningún tipo de votación en la sede de la ATM porque "no había ninguna propuesta consensuada".  

El acuerdo de presupuestos

Colau lleva tiempo advirtiendo de que resulta clave para evitar otro aumento que prospere el acuerdo de presupuestos cerrado por el Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos, que precisa, entre otros, del apoyo de los grupos de ERC y el PDECat para prosperar. La alcaldesa da por hecho que si ese pacto fructifica el Ejecutivo central aportará 40 millones de euros a la ATM que permiten congelar las tarifas.

En este sentido, Calvet ha criticado duramente a la alcaldesa y presidenta del AMB por hacer "política ficción' al confiar toda su estrategia "en una eventual aprobación de los presupuestos generales" que representantes del Gobierno central no le han garantziado en conversaciones informales. Por si fuera poco, al posconvergente tampoco le salen los números con los 40 millones con los que cuenta Colau. "Con eso no habría suficiente. Necesitaremos 25 millones para absorber lo que representa la congelación y otros 25 del Estado para el plan de mejora del transporte público. En total, 50 millones", ha detallado el 'conseller'.

La concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Mercedes Vidal, ha comparecido después para celebrar la congelación de las tarifas y responder a Calvet. "El transporte público es un servicio fundamental para millones de personas y debería estar al margen de las peleas políticas", ha asegurado la concejal, quien considera que "irresponsable" sería subir los precios cuando tienen dinero "no solo para congelar sino también para seguir mejorar el servicio". 

Vidal ha repetido en varias ocasiones que el Ayuntamiento "ha hecho los deberes al subir su aportación en un 80% desde el 2010" y, además, buscar financiación en el Estado, que era el que había recortado su participación en los últimos ejercicios. ¿Y si no tiran adelante los presupuestos? ¿Se podrán mantener las tarifas? La concejal prefiere no avanzar acontecimientos. Recuerda que la aprobación depende del resto de partidos, también de los que forman el Govern. 

Más usuarios

El vicepresidente de Transporte y Movilidad del AMB, el socialista Antoni Poveda, ha valorado positivamente la congelación de las tarifas de transporte público en el 2019, pero ha reclamado consenso para conseguir más financiación. "Ahora es más necesario que nunca dar apoyo, por la vía de los presupuestos del Estado para el 2019, a unas mayores aportaciones que están previstas para el transporte metropolitano de Barcelona", ha subrayado.

Poveda ha recordado que el más que probable aumento de usuarios del transporte público a partir del 1 de enero con la entrada en vigor de la llamada Tarifa Plana, una medida que permitirá que los usuarios de las zonas 1 y 2 puedan moverse entre ambas con el billete y las tarjetas equivalentes en precio a la zona 1. Con esta medida, que se traduce en reducciones de tarifa de hasta el 50% a todos los usuarios que viajen entre la primera y la segunda corona, el AMB espera sumar unos 5 millones de nuevos usuarios al sistema de transporte público y, por tanto, contener el uso del vehículo privado.