Ir a contenido

CONFLICTO EN EL TRANSPORTE

Batalla taxi-Uber: en España ya hay una VTC por cada cinco taxistas

La proporción entre ambos sectores se va reduciendo y quedan unas 5.000 licencias por salir a la calle

El sector se da una tregua hasta conocer de qué manera las autonomías piensan regular el negocio privado

Carlos Márquez Daniel

Asamblea de taxistas, a finales de julio, durante el corte de la Gran Via de Barcelona. 

Asamblea de taxistas, a finales de julio, durante el corte de la Gran Via de Barcelona.  / EFE / QUIQUE GARCÍA

Las pancartas de cualquier protesta de taxistas incluyen la misma proporción numérica: 1/30. Se refiere al número de licencias de alquiler de vehículos por conductor (VTC) que debería haber por cada taxi en nuestro país, según establece la ley. Pero por razones jurídicas, políticas y administrativas, eso no se cumple. Y no solo eso: ambas cifras se van acercando. En Barcelona ya es de 1/5 y en Madrid, el caso más inquietante, de 1/3. Todo, según datos oficiales del Ministerio de Fomento

A día 10 de diciembre, en España hay operativas 12.885 licencias de VTC por 69.919 de taxi, lo que supone un conductor de Uber Cabify por cada 5,4 taxistas. El 28 de septiembre se aprobó el decreto ley que viene a poner coto al negocio de los nuevos chóferes, después de dos años de crudas protestas del sector del taxi, que no ha escatimado medios ni acciones a la hora de hacer oír sus demandas. Esta nueva normativa, sin embargo, da un plazo de cuatro años a las VTC antes de empezar a regularlas (reducirlas) y traslada esa responsabilidad a las Comunidades Autónomas. Los taxistas lo consideraron insuficiente pero lo aceptaron. El bando contrario acusó al Gobierno de Pedro Sánchez de haber cedido "al chantaje" del taxi. En Catalunya (básicamente, Barcelona y su área de influencia) funcionan 12.519 taxis y 2.398 VTC. En Madrid, 15.573 taxistas por 6.376 chóferes privados. En ambos casos, la cifra de coches de Uber y Cabify se va incrementando.

Obligada convivencia 

Así las cosas, lo que parece inevitable es la obligada y creciente convivencia entre unos y otros hasta que haya pasado ese tiempo de acomodación y amortización de los permisos de VTC, cuya licencia, un mero trámite administrativo, no alcanza los 50 euros cuando su precio en el mercado (no se molesten, ya no se otorgan más) supera los 60.000 euros. Los solicitantes de esos permisos aprovecharon un vacío legal de dos años (2013-2015) para pedirlas en masa, y el Tribunal Supremo las está concediendo con cuentagotas. Quedan unas 5.000 por aprobar, y nadie duda de que todas pasarán el corte. Cuando estén todas operativas, en nuestro país habrá cerca de 18.000 VTC, tal y como admitía a este diario el presidente de UnautoEduardo Martín, lo que dejará la balanza en una licencia de vehículo con conductor por cada 3,6 taxis. 

Alberto Álvarez, portavoz de Élite Taxi, la asociación líder del sector en Catalunya, asegura que la calle "está muy caliente". Los compañeros le piden volver a las movilizaciones, pero él es partidario de esperar a que la Generalitat y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) presenten el documento definitivo que debe desplegar el real decreto en la región. "Confiamos que el AMB siga en la misma línea de lo anunciado hace unos meses y que cumpla la promesa de limitar estas licencias cuando el decreto del Gobierno se lo permita". Está por ver de qué manera se hace, ya que, más allá de esa moratoria de cuatro años, la administración catalana podría, dentro de los límites que ofrece la normativa, controlar el horario de las VTC. A todo ello, tal y como anunció el presidente de Unauto, las empresas que explotan esos permisos presentarán batalla legal

Temas: Cabify Uber Taxis