Ir a contenido

Centrado en el conflicto de Siria

Un cómic sensibiliza sobre el viaje de los refugiados con la mirada puesta en las mujeres

'Quan tanco els ulls, recordo', de Cristina Bueno, forma parte de un proyecto educativo de Creu Roja

Rosa Mari Sanz

Cristina Bueno (izquierda) y Alexandra Gabarró, en la sede barcelonesa de Creu Roja.

Cristina Bueno (izquierda) y Alexandra Gabarró, en la sede barcelonesa de Creu Roja. / MARTI FRADERA

Sensibilizar, fomentar la empatía y romper estereotipos con pretendida clave de género, poniendo la mirada en la mujer. Son algunos de los objetivos con los que la Creu Roja, la Agència Catalana de Cooperació i Desenvolupament (ACCD) y la ilustradora Cristina Bueno, de la mano de la editorial Norma, empezaron a trabajar hace algo más de dos años en un proyecto común que ya ha visto la luz: 'Quan tanco els ulls, recordo', un cómic editado también en castellano e inglés que relata el viaje forzado de las personas refugiadas a través de la historia de Zarah, una madre de familia que huye de Alepo con sus tres hijos, Mariam, Rana y Salim. Este periplo, que se ve precipitado por la muerte de su marido, simboliza la historia de miles de mujeres refugiadas.

Los responsables del proyecto lo definen como un cómic documental, un trabajo de no ficción basado en el marco del fenómeno migratorio que vive Europa en los últimos años y que, a lo largo de sus 32 páginas, incorpora la perspectiva de género en todas las etapas, desde el inicio de la ruta migratoria hasta la acogida y la integración del colectivo en la sociedad de llegada, en este caso, Barcelona. Y ¿por qué se centra en la mujer? "Del total de personas refugiadas, desplazadas, la mitad son mujeres y niños. Basándonos en esa realidad estadística vimos necesario y conveniente abordarlo desde este punto de vista",  explica la técnica de Cooperación Internacional y Derechos Humanos de la Creu Roja Alexandra Gabarró, quien subraya los riesgos específicos que vive la mujer debido a la exclusión y la violencia a la que se ve sometida.

Una viñeta del cómic / Cristina Bueno

La historia que narra ‘Quan tanco els ulls, recordo’ está contada desde una visión de respeto hacia todas las refugiadas y su capacidad de resiliencia.  Busca, sobre todo, empatizar. "No es una historia ficticia, sino que es una realidad por la que muchas mujeres pasan”, cuenta la autora del cómic, Cristina Bueno, quien incide en que ha pretendido que muchas historias y problemas queden reflejados en una sola viñeta que evocan sentimientos que invitan al lector a reflexionar. Lo logra.

Testimonios reales

Detrás de la obra hay un trabajo multidisciplinar. "Por experiencias propias de Creu Roja conocemos situaciones que vulneran determinados derechos y queríamos reflejar en la historia todo esto. Abordamos el tema del conflicto en Siria, las vulneraciones del derecho humanitario, del derecho a la salud y de los derechos sexuales y reproductivo de manera específica en mujeres y niños a lo largo de todas las etapas de la ruta", cuenta Gabarró.

La autora fue construyendo la historia a través de testimonios reales y acompañada por varios especialistas de la oenegé para ir mostrando y explicando a través de los ojos de la mujer protagonista y de sus hijos un periplo real, aunque se base en una historia ficticia. Unos encuentros y un proceso de recogida de información que supuso cerca de un año y medio de trabajo, afirma Bueno. “Un proyecto como este no podía abordarse de cualquier manera”, explica la ilustradora. “El contexto ha ido evolucionando, no es un hecho estático y fuimos  adaptándolo a los propios flujos migratorios, aunque explicamos una sola historia y una única ruta migratoria”, añade la técnica de Creu Roja.

Una viñeta del cómic / Cristina Bueno

“En este acompañamiento que hemos tenido se han ido incorporando personas con conocimientos muy específicos. Por ejemplo, cuando hablamos de las estancia de los protagonistas en un campo de refugiados han participado personas delegadas de Creu Roja que han estado en campos de Grecia. O en el caso de la acogida y la integración se han sumado al proyecto psicólogos de la casa. También hemos contado con asesoramiento jurídico”, continúa.

Acoso sexual, mafias, enfermedades

El cómic muestra todas las dificultades que la madre tiene que afrontar para traer a sus hijos a Occidente, como son el acoso sexual, las estafas y sobornos por parte de mafias, el tráfico de personas o numerosas enfermedades, entre otros. Bueno reconoce que ella, aunque llegó al proyecto con los ojos bien abiertos, ha cambiado la mirada al ser consciente de dificultades en las que no había reparado. Como los problemas con algo tan básico como la higiene íntima de las mujeres en un campo de refugiados cuando tienen la regla, el vivir allí estando embarazada y el valor de un móvil si además permite acceder a los únicos recuerdos en imágenes que quedan de una vida asolada. Por eso, cuenta la autora, la elaboración de la obra le resultó profundamente emotiva. Ella, en todo momento, ha querido y ha conseguido dar luz a la historia desde una mirada de admiración y mucho respeto hacia la protagonista.

CRISTINA BUENO

En esta primera etapa del proyecto, el cómic no se comercializa. Se distribuye desde la Creu Roja en toda Catalunya a través de las oficinas de la entidad y se enmarca en el tesón de la oenegé por prevenir la exclusión social, el racismo y la xenofobia en los espacios escolares. Está por ver otros canales de distribución, algo que no descartan, aunque para más adelante.

La fortaleza de la mujer

Por el momento forma parte de un proyecto pedagógico dirigido a menores y adultos. La experiencia se trasladó a chavales de 8 y 9 años, pero tras unas pruebas de lectura se optó por dirigirla únicamente a los más mayores, a partir de 13 y 14 años, para poder entrar en profundidad en el tema en el que han querido poner énfasis: la vulneración de los derechos. La propuesta va acompañada de un programa educativo para ser implementado en centros de educación formal y no formal en la que los niños pueden tratar diversos temas a partir de viñetas sueltas que inciden precisamente en la violación de diversos derechos.

Por lo que respecta al público adulto, a través de la misma plataforma se puede acceder a una actividad para desmentir rumores o falsas creencias que circulan sobre personas migradas o refugiadas, que no son pocos.

En definitiva, un laborioso trabajo con el que sus artífices, además de demostrar la fortaleza de tantas mujeres que realizan un viaje como el de la protagonista, quieren contribuir a abrir los ojos ante esta realidad y que la sociedad recuerde que no solo se trata de que las personas desplazadas consigan llegar a un lugar de acogida, sino de que sean recibidas en condiciones. Vengan de la guerra de Siria o de cualquier país donde se vulneren los derechos humanos.

La labor con los migrantes de la última década

En los últimos 10 años la Cruz Roja  ha atendido a más de 175.000 personas migradas llegadas en pateras a las costas de toda España. En este ámbito, la entidad cuenta con numerosas acciones y programas de atención que tienen un doble objetivo: la integración activa, donde la responsabilidad es compartida por los que llegan y los que acogen; y el trabajo de acogida desde un enfoque intercultural.

En el marco del actual fenómeno migratorio, la organización humanitaria considera indispensable trabajar para incorporar la perspectiva de género en todas las etapas de la ruta migratoria y también durante la acogida y la integración de estas personas en nuestra sociedad

La primera asistencia humanitaria la lleva a cabo la entidad a través de sus equipos de respuesta inmediata en emergencias que ofrecen ayuda básica (ropa, mantas, alimentos y kits higiénicos, entre otros) y atención sociosanitaria a las personas en situación de extrema vulnerabilidad. Durante el 2018, en Catalunya, más de 3.000 personas migradas se han beneficiado de esta atención, principalmente hombres de África subsahariana, y se ha acogido y asesorado a más de 2.500 solicitantes de asilo.