Ir a contenido

PLAN NACIONAL DE DROGAS

Más de un millón y medio de españoles juegan dinero 'online'

Supone el 3,5% de la población, seis puntos más del porcentaje de personas que hace un uso compulsivo de internet

Preocupa el aumento del consumo de drogas entre menores: El 60% bebe, el 25,4% fuma y el 14,3% consume cannabis

Patricia Martín

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, y la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre drogas, Azucena Martí, en la presentación de la encuesta EDADES 2017-2018. 

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, y la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre drogas, Azucena Martí, en la presentación de la encuesta EDADES 2017-2018.  / José Luis Roca

La radiografía de las adicciones de los españoles revela que cada vez hay más personas que fuman, tanto tabaco como cannabis, y que juegan dinero por internet. Si bien, el consumo de otras drogas, como el alcohol, los hipnosedantes o la cocaína se mantiene estable, según la macroencuesta Edades 2017-2018 que bianualmente elabora la delegación del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas y que este lunes presentó la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, junto a la delegada del Gobierno, Azucena Martí Palacios.

Se trata de un estudio que goza de prestigio, ya que se elabora con una muestra amplia, en comparación con informes similares de países del entorno, de 21.249 encuestas válidas. Además, permite medir la evolución desde 1995, si bien se han ido incorporando nuevas adicciones, a medida que ha ido cambiando la sociedad. Por ejemplo, es la segunda ocasión que se pregunta a los españoles si son aficionados a jugar, invirtiendo dinero por internet, y el resultado es que el 3,5% de la población, es decir, 1,6 millones de personas han jugado el último año, ocho puntos más que en el 2015-2016. La cifra es ligeramente superior al número de adictos a internet, que se estima en un 2,9% de la población (no ha variado respecto a la encuesta anterior) y al de consumidores de sustancias ilegales como la cocaína (2,2% de la población).

Los menores

El perfil más frecuente de jugador es el de un hombre de 25 a 34 años que, mayoritariamente, hace apuestas deportivas. Si bien, en la franja de edad de 15 a 24 años, el porcentaje de jugadores online se eleva al 5,1%, cifra en la que influye que, aunque los menores tienen prohibido participar, usan varios subterfugios para burlar la ley. De hecho, otros estudios aumentan el porcentaje hasta al 14% entre los adolescentes de 16 y 17 años. En este contexto, el Gobierno está elaborando un real decreto que restringirá la publicidad de apuestas y otros juegos en horario infantil y aumentará los controles para impedir el acceso a los menores, porque a menos edad, mayor posibilidad de que desarrollen un problema de ludopatía, según los expertos. A esto hay que añadir que los jóvenes también presentan un alto grado de adicción a internet, ya que uno de cada diez, en la franja de 15 a 24 años, usa de manera compulsiva las nuevas tecnologías. En el juego presencial, que incluye loterías y quinielas, sucede a la inversa, a mayor edad, más porcentaje de personas que juegan (en total, el 59,5% de la población).

También preocupa que el ligero aumento del consumo de drogas entre adolescentes, cuando la tendencia general es a estabilizarse. Así, en el último año el 60% de los menores ha consumido alcohol (58% en la edición anterior de la encuesta), el 25,4% tabaco (20,6% en el 2015) y el 14,3% cannabis, cifra que duplica el porcentaje de fumadores de marihuana mayores de 45 años.

El tabaco

Ante estos datos, la ministra de Sanidad anunció la futura puesta en marcha de una campaña de prevención y sensibilización sobre el tabaco, especialmente dirigida a jóvenes. Y es que la ley contra esta adicción, primero en el 2005 y la versión más dura y definitiva, en el 2010, al expulsar el humo de los espacios públicos y cerrados, bajó ligeramente el porcentaje de fumadores pero la cifra ha vuelto a crecer, en concreto un 3,6%, de forma que un 34% de la población admite que diariamente inhala nicotina, un porcentaje similar al de hace dos décadas, cuando no había restricciones. Por todo ello, Carcedo no descartó una nueva reforma de la ley para impedir que se fume, por ejemplo, en espectáculos de masas o en coches donde vayan niños, si bien supeditó cualquier reforma a los acuerdos que se alcancen en el seno de la UE, donde se están estudiando tanto los espacios donde se puede fumar como los nuevos dispositivos, como el cigarrillo electrónico.

En cuanto al alcohol, las prevalencias permanecen estabilizadas desde el 2005. Así, la cifra de consumidores diarios, 7,4%, es la más baja de la serie de encuestas. Si bien, hay repuntes en cuanto el número de personas que confiesan haberse emborrachado en el último año, 18,6% frente al 16,8% en el 2015, y en el último mes, 7,1% frente al 6,5%. Además, el 15,1% de los encuestados reconoce haber consumido 4 o 5 bebidas alcohólicas en menos de dos horas en los últimos 30 días, dato inferior al de la edición anterior.