Ir a contenido

conflicto entre grupos opuestos

Tensión en Tarragona por una mezquita

Los Mossos intervienen para evitar que choquen dos manifestaciones, a favor y en contra del templo

El Periódico

Los Mossos bloquean el paso de la concentración antifascista en el barrio de Sant Pere i Sant Pau de Tarragona.

Los Mossos bloquean el paso de la concentración antifascista en el barrio de Sant Pere i Sant Pau de Tarragona. / ACN / Nüria Torres

Un fuerte dispositivo policial de los Mossos d'Esquadra ha impedido este domingo que coincidieran dos protestas por una mezquita en el barrio de Sant Pere i Sant Pau de Tarragona, una convocada por el partido de extrema derecha Democracia Nacional y la otra por la Plataforma Antifascista.

Ambas protestas estaban previstas en la plaza de Cuba de este barrio tarraconense, donde los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana han desplegado un fuerte dispositivo policial que ha impedido que los manifestantes se encontrasen. Finalmente, agentes de los Mossos les han acompañado hasta puntos distantes del lugar.

Democracia Nacional había convocado una protesta en contra de la mezquita a mediodía en la plaza Cuba y la Plataforma Antifascista una concentración, media hora antes, en el mismo lugar, pero no han podido acceder a la plaza por el cordón policial. A unos 50 metros de la plaza, alrededor de un centenar de manifestantes han desplegado una pancarta con el lema "Fascistas, ni aquí ni en ninguna parte".

La concentración en contra de la mezquita ha congregado también alrededor de cien personas y ha desplegado otra pancarta con el lema, en catalán y en castellano, de "La voz de los vecinos debe contar".

Contra el racismo

Santi, uno de los manifestantes, ha declarado a Efe: "Nosotros no entramos en el debate de mezquita sí o no, que deben solucionarlo los vecinos del barrio, esa es la trampa que les han tendido los de Democracia Nacional". "Es un partido racista, homófobo y fascista y por eso estamos aquí, porque el fascismo no puede campar con impunidad por nuestros barrios", ha zanjado.

Por su parte, el responsable de Democracia Nacional, Javier García, vecino del barrio, ha señalado: "Esperamos que el Ayuntamiento tome nota de la presión de los vecinos". 

Los concentrados han coreado la consigna "Tarraco es romana y no musulmana" y "Mezquita no".

Algunos vecinos ni saben qué es Democracia Nacional, pero han acudido a la concentración para evitar "que nuestros pisos pierdan valor con la mezquita, algunos que estaban valorados en 36.000 euros ahora se venden a 17.000", dice Carme, que prefiere dar solo su nombre de pila.

La mezquita la proyecta la asociación musulmana Assad en unos locales que se venden en unos espacios comunitarios del número 16 de la calle de Miguel Servet. Assad sostiene que en el barrio hay entre 500 y 800 musulmanes que, para rezar, deben trasladarse fuera del barrio.