Ir a contenido

El pesquero alicantino desoye al Gobierno y regresa a España con los inmigrantes

Pedro Sánchez le dice al patrón que "todos estamos sometidos a la legislacion" e insiste en que debe ir a Libia

La tripulación del 'Nuestra Madre Loreto' no considera Libia puerto seguro ni para el barco ni para los inmigrantes

Nacho Herrero

Un migrante a bordo del ’Nuestra Madre de Loreto’, este sábado.

Un migrante a bordo del ’Nuestra Madre de Loreto’, este sábado. / AFP / JAVIER FERGO

El pesquero alicantino 'Nuestra Madre Loreto' ha puesto rumbo a España en la tarde de este sábado con los once inmigrantes que recogió hace diez días en contra del criterio del Gobierno que ha insistido en que debía desembarcarlos en un puerto de Libia, una opción que la tripulación del barco de Santa Pola no considera segura ni para ellos ni para sus pasajeros.

Durante el día, desde Carbopesca, la asociación a la que pertenece el barco, ya se había avisado que la situación en el barco era “insostenible” ante la falta de alimentos y de combustible y que de no haber una solución inmediata pondrían rumbo a su puerto base.

Pero el Gobierno, pese a la creciente presión de las oenegés e incluso de ACNUR, ha insistido en no contemplar otra opción que la de Libia e incluso el presidente Pedro Sánchez ha hecho un llamamiento directo al patrón del 'Nuestra Madre Loreto'.

“Todos, y cuando digo todos no me refiero solo al Gobierno de España sino a los ciudadanos y a barcos privados, estamos sometidos a la ley internacional y a la leu comunitaria que son claras. En casos como este lo que se tiene que hacer es ir al puerto cercano más próximo y seguro. Y ahora existe esa posibilidad. Todos estamos sometidos a la legislación internacional y comunitaria y es lo que le pediría al patrón del barco”, ha señalado en Buenos Aires en la cumbre del G20.

Según Sánchez cuando el pasado mes de junio se autorizó a que el Aquarius pusiera rumbo a España con más de 600 inmigrantes a bordo la situación no era la misma. “No había un puerto seguro cercano y ahora sí lo hay”, ha afirmado.

Pero desde el barco se ha insistido en que el puerto seguro más cercano es Malta, que como Italia se ha negado a recibirles, y han afirmado que no quieren cargar con el peso de lo que les pueda pasar a estas personas en un país del que el propio Ministerio de Asuntos Exteriores español recomienda salir.

La decisión del pesquero la ha adelantado Óscar Camps, fundador de la oenegé Open Arms, que ha atendido estos días a los inmigrantes y que consiguió que el viernes se evacuara a uno de ellos por su delicado estado de salud.

“Regresan a España con la dignidad de haber rescatado a personas en peligro de muerte y anteponen proteger sus vidas a las consecuencias que este hecho pueda acarrear”, ha escrito.

En Santa Pola, donde se han concentrado cerca de medio millar de vecinos en apoyo a la tripulación y exigiendo una solución a la situación, creen que el pesquero puede tardar cuatro o cinco días en volver a casa, según el estado del mar.

El regreso supone un notable perjuicio para el armador de un barco que partió de este puerto alicantino a principios de noviembre y que tenía previsto su regreso el día 21 de diciembre con sus bodegas repletas de marisco para Navidad.