Ir a contenido

tenía 31 años

Muere un hombre que huía de los Mossos tras una persecución en coche en Esplugues (Barcelona)

El fallecimiento se ha producido esta madrugada cuando el conductor ha sido interceptado por varios vehículos policiales en la confluencia entre las calles Països Catalans y Laureà Miró

El Periódico

Un hombre fallece cuando era perseguido por agentes de los Mossos.

Un hombre de 31 años de edad y de nacionalidad española que huía de los Mossos d’Esquadra ha muerto esta madrugada en Esplugues de Llobregat (Barcelona) instantes después de que dos vehículos de la policía bloquearan el paso al vehículo en el que habría emprendido la escapada.. La víctima, según fuentes policiales, se presentó pasada la medianoche en la comisaría de Sant Feliu de Llobregat. Estaba muy nervioso y trataba de contar a los agentes un relato inconexo y falto de sentido. Cuando los agentes de guardia llamaron a los servicios médicos para que le atendieran, el hombre salió de la comisaría a la carrera, se montó en su coche y comenzó la persecución.

Ya desde un primer momento, insisten las mismas fuentes, quedó claro que el hombre era un peligro al volante fuera de control. Emprendió la huida dando golpes a todo cuanto se interponía en su camino.

La persecución duró aproximadamente unos 10 minutos y terminó una vez ya dentro del término municipal de Esplugues. En la confluencia de las calles de Països Catalans y Laureà Miró, un coche patrulla de los Mossos d’Esquadra le cerró el paso, mientra que otro vehículo policial se situaba tras él para bloquearle. Incluso así, el hombre continuó acelerando y logró durante unos segundos arrastrar sobre la calzada el coche que le impedía avanzar. Era la 1.40 de la madrugada.

Causa de la muerte

Lo que sucedió a continuación, grabado con un teléfono móvil desde la acera contraria, son los últimos segundos de vida del conductor. Varios agentes se acercan a la carrera para sacarle del coche. Uno de los policía parece desprender parte de la carrocería con las manos, probablemente dañada por la persecución. Otro agente golpea la puerta del vehículo repetidamente.

El hombre muere allí mismo, en opinión de los agentes que participaron en la detención, como consecuencia de un paro cardiaco. Los servicios de emergencia que llegaron después para tratar de reanimarle no vieron en él, a falta de los resultados de la autopsia, ningún traumatismo que invitara de entrada a sacar otra conclusión, según el SEM.

Según la nota oficial que horas después dieron a conocer los Mossos d’Esquadra, durante la persecución y detención resultaron heridos cuatro agentes, que están de baja, y fueron dañados hasta seis vehículos de la policía autonómica.

La Divisió d’Investigació Criminal de los Mossos ha abierto una investigación para aclarar lo ocurrido.