Ir a contenido

CAMBIO EN LA NORMA

Las personas con VIH, celiaquía, soriasis o diabetes podrán ser funcionarios

Cambios en la normativa que impedía que estos pacientes pudieran acceder al empleo público

Los afectados por estas enfermedades también a las Fuerzas Armadas y de Seguridad

Valentina Raffio

Vehículo de la Policía Nacional.

Vehículo de la Policía Nacional. / EL PERIÓDICO

A partir de ahora, un diagnóstico de diabetes, celiaquía, psoriasis o VIH no podrá impedir que una persona sana pueda acceder a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Así lo ha acordado el Gobierno durante el último Consejo de Ministro con la aprobación de un acuerdo en el que se eliminan estas enfermedades como ‘causas de exclusión médica’ para el acceso al empleo público. La medida, pactada entre los ministerios de Interior, Función Pública y Hacienda y las asociaciones de pacientes, supone un paso más hacia la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos.

"Hemos previsto que este cambio puede afectar a 7 millones de personas que ven frustradas sus oportunidades de empleo público en condiciones que el Gobierno considera discriminatorias. Todos los requisitos científico-médicos avalan que por el simple diagnóstico de estas enfermedades no se puede cerrar el paso al que quiere acceder a la función pública", ha señalado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. "Se trata de millones de hombres y mujeres que por un simple diagnóstico ven reducida sus posibilidades a obtener un trato de igualdad", destaca.

La norma hasta ahora vigente, en la que se levantaba un veto para todas aquellas personas diabéticas, celíacas, seropositivas o con psoriasis, fue aprobada en el año 1988. En su día, estas enfermedades fueron incluidas entre los diagnósticos exclusivos ya que podían afectar la condición física de quienes las padecían. 30 años después, la norma ha vuelto a cambiar para adaptarse a los nuevos tiempos y, sobre todo, para evitar la discriminación de estos pacientes. "Las evidencias científicas apoyan nuestra decisión", ha destacado Calvo.

A partir de ahora, cualquier persona que cuente con alguna de estas enfermedades podrá presentarse a las pruebas de acceso a la Policía, Guardia Civil o el Ejército sin que su diagnóstico le impida optar a la plaza. A partir de ahí, serán los propios evaluadores médicos los que dictaminen si la persona, sea cual sea su enfermedad, reúne las condiciones físicas para acceder al cargo. La medida también se aplicará a las convocatorias de personal funcionario, estatutario, laboral y civil.

Las asociaciones aplauden el cambio

El cambio de la normativa ha sido impulsado, entre otros, por las asociaciones de pacientes como la Federación Española de Diabetes (FEDE), la Coordinadora Estatal de VIH y sida (CESIDA), la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Trans y Bisexuales (FELGTB), Trabajando en Positivo, la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) y Acción Psoriasis.

"Las asociaciones llevamos mucho tiempo luchando para eliminar estas medidas discriminatorias que durante años han impedido a millones de personas poder acceder a determinados puestos de trabajo", explica Santi Alfonso, director de Acción Psoriasis. "Ahora esperamos que esta misma medida sea efectiva también en los cuerpos policiales locales y autonómicos, que por ahora han mantenido el mismo texto que el que había a nivel estatal".

"Estamos muy satisfechos de que los avances médicos que han tenido lugar en las últimas décadas se reflejen, por fin, en la normativa", argumenta Julio Gómez de Trabajando en Positivo. "Ahora esperamos que estos cambios también se apliquen a la práctica y que ningún paciente sea discriminado por su condición al de acceder a un empleo".

Andoni Lorenzo Garmendia, presidente de FEDE, ha aplaudido la actualización unos criterios considerados "anacrónicos" e "incongruentes". En esta misma línea, Jon Zabala Bezares de la FACE destaca la importancia del cambio para la inclusión de miles de diagnosticados que pueden desempeñar "una labor para la que están perfectamente cualificados".