Ir a contenido

Los médicos piden más controles sobre los implantes sanitarios

Sanidad lanza un mensaje de "tranquilidad" y tacha de "anecdóticos" los fallos detectados por una investigación periodística

La organización médica colegial reclama, aún así, una "agenda de cambios" para introducir mayores garantías

Patricia Martín

Una mujer sostiene unos implantes defectuosos de PIP.

Una mujer sostiene unos implantes defectuosos de PIP. / STRINGER/VENEZUELA (REUTERS)

Tras la investigación periodística que ha destapado miles de fallos en los implantes de uso sanitario en el mundo, tanto el Ministerio de Sanidad, como las sociedades científicas y la Organización Médica Colegial (OMC) quisieron trasladar este martes un mensaje de tranquilidad a la sociedad y los pacientes.

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, después de convocar de urgencia una reunión con los representantes de los profesionales sanitarios, quiso dejar claro que los problemas detectados en España son “puntuales y anecdóticos”. Y puso como ejemplo que del millón de productos sanitarios que cada año se aplican en España, el año pasado se notificaron solo 4.700 incidentes, que incluyen fallos de todo tipo, incluso en los apósitos.

Si bien, la OMC, aunque coincidió en que la "inmensa mayoría" de los aparatos y prótesis cubren los requisitos exigibles, aprovechó la polémica para reclamar “una agenda de cambios” que aporten "las garantías necesarias que exige la población" ante una práctica sanitaria tan común.

La organización colegial denunció, por ejemplo, que los aparatos y dispositivos médicos como prótesis de cadera, marcapasos, bombas de insulina o lentillas intraoculares tienen una “regulación mucho menor” que la de los medicamentos. “En Europa no hay una agencia central para evaluarlos y el conjunto de organismos notificadores autorizados, empresas privadas en su mayoría, pueden otorgar la conformidad con escasos requerimientos”, señaló en un comunicado.

Además, la OMC lamentó la “falta de trasparencia de los registros nacionales” y los conflictos de intereses “preocupantes”. Por ello, pidió a la UE que “revise y refuerce los mecanimos de evaluación precomercialización y post-implantación”, incluso si ello supone un cierto retraso para conseguir las garantías de seguridad, ya que los efectos adversos de los implantes “pueden tener un impacto directo en la salud y la vida”.

"Garantías adicionales"

Asimismo, reclamó a España que añada “garantías adicionales”. “La red de agencias de evaluación de tecnologías tiene la competencia y la capacidad legal para desarrollar análisis de coste-efectividad de estos productos. Lo que le falta es músculo suficiente”, añadió.

En este sentido, la OME recuerdó que hay propuestas para crear un organismo centralmente coordinado para la evaluación de tecnologías, similar a la Agencia del Medicamento, que algunas sociedades científicas apoyan.

En España, 25.000 fallos en 10 años

La investigación periodística destapó que en los últimos diez años han fallado 3,6 millones de dispositivos, que han provocado la muerte de más de 82.000 personas en todo el mundo. En España, entre el 2007 y el 2017 se registraron 25.000 fallos. Si bien, Sanidad insistió en que los problemas son “estadísticamente menores”, y aunque "la actitud es positiva para mejorar los controles" la ministra insistió en que las prótesis e implantes evitan, en muchos casos, intervenciones quirúrgicas agresivas e incluso la muerte de muchos pacientes.