Ir a contenido

Cataluña necesita 30.000 ingenieros más en 5 años, según Colegio Ingenieros

EFE

El decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña, Josep Canós, estima que Cataluña necesita contar con 30.000 ingenieros más en los próximos cinco años para hacer frente a las necesidades de la industria catalana.

En una entrevista con Efe, Canós, que en noviembre de 2017 renovó como decano de este colegio, ha asegurado que actualmente hay unos 117.000 ingenieros en Cataluña, contando a todas las especialidades.

Canós ha hecho este diagnóstico a partir de los datos del Observatorio de la Ingeniería, y ha opinado de que Cataluña tiene "la capacidad educativa" de formar a esos profesionales, pero ha alertado de que hay un problema de falta de vocaciones respecto a la ingeniería, especialmente entre las mujeres.

Y es que de los 117.000 ingenieros con los que cuenta Cataluña, apenas un 20 % son mujeres, y Canós se ha mostrado preocupado por que el porcentaje de mujeres "no acaba de despegar".

De hecho, en las promociones de los últimos años de las facultades de ingeniería, el peso de las mujeres oscila entre "el 17 y el 22 %", en función de la especialidad, por lo que existe un "estancamiento" de la presencia de la mujer en la universidad y, por extensión, en el campo profesional de la ingeniería, argumenta Canós.

Con el fin de poner su granito de arena para revertir esta situación, Canós ha explicado que a partir del año que viene ingenieras de este colegio profesional visitarán institutos de secundaria para tratar de despertar vocaciones de ingenieras entre las chicas.

Por otra parte, Canós ha comentado que uno de los problemas de la profesión es la distancia que aún existe entre la formación que recibe un titulado y la realidad de la industria, y que el Colegio de Ingenieros Industriales juega un papel importante como puente entre ambos.

Canós ha asegurado que en el escenario post-Bolonia ha habido un "exceso" de máster y de cursos que en ocasiones la industria no ha reconocido como necesarios.

La baja retribución o la falta de carrera profesional en empresas de pequeño tamaño son otros problemas de la profesión, ha explicado Canós, que estima que un ingeniero con diez años de experiencia cobra unos 40.000 euros brutos al año, una retribución "bajísima" en comparación a su preparación y su experiencia, ha dicho.

Los ingenieros que intentan acceder al mercado laboral se encuentran con sueldos inferiores y en algunas ocasiones para progresar salarialmente tienen que cambiar de empresa, argumenta Canós, que alerta de que la industria catalana necesita ingenieros bien remunerados para afrontar los retos del sector, como la robótica, la industria 4.0 o el Internet de las cosas, entre otros.

Actualmente este colegio profesional tiene unos 9.000 miembros y financia su actividad con las cuotas colegiales y con los ingresos que obtiene por visados técnicos de proyectos industriales, por formación, por estudios y proyectos, y por un servicio de documentación técnica.