Ir a contenido

BIENESTAR

"El estrés es el mayor problema para la salud pública"

El médico Víctor Vidal advierte de que es un "grave peligro para la especie humana"

Es la causa de accidentes porque atrofia el hipocampo y provoca demencias en edades tempranas

Gisela Macedo

Los alimentos ultraprocesados agravan el estrés.

Los alimentos ultraprocesados agravan el estrés. / Marta Jordi

Estamos atrapados en un círculo constante de actividad: dormimos poco, trabajamos todo el día, estamos pendientes del móvil, de nuestros hijos, hacemos la compra, la cena y seguro que podríamos continuar enumerando tareas que nos mantienen ocupados toda la jornada. El resultado de esto es el estrés, un problema que cada vez afecta a más personas y se tiende a normalizar.

Víctor Vidal, médico del trabajo e inspector de la Seguridad Social, lleva 10 años investigando el estrés y su influencia en la aparición de enfermedades. Lo califica como "el mayor problema para la salud pública" y asegura que el mejor remedio es la prevención antes que la medicación. El experto asegura que entre el 70% y el 80% de las enfermedades tienen relación directa con el estrés y las que no la tienen son agravadas por el mismo.

Según este facultativo, hay que diferenciar dos tipos de estrés: el 'eustrés' y el 'distrés'. El primero activa el organismo y le proporciona energía, mientras que el segundo es el patológico, el que potencia las enfermedades.

Vidal considera que el 'distrés' es cinco veces más peligroso que el tabaco y que "es el germen de otras enfermedades como el cáncer, los infartos, ictus, soriasis, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y problemas psiquiátricos". "De hecho, en los últimos años se ha duplicado la cantidad de personas con ansiedad y depresión y, en consecuencia, está aumentando el número de suicidios", afirma.

En el ámbito laboral, los empleados del sector servicios son los más perjudicados por el estrés, especialmente en el caso de los 'brokers' y trabajadores de áreas financieras. Esto se debe, entre otras cosas, "a la crisis económica de los últimos años". 

Provoca accidentes

"El distrés es uno de los grandes problemas de salud pública", alerta Vidal, quien también advierte que incrementa el número de accidentes "la continua exposición del hipocampo a altos niveles de glucocorticoides provocados por el cortisol, la hormona del estrés, lo atrofia y causa fallos de memoria".

El médico afirma que se está dando un aumento de las demencias en edad temprana y que sus consecuencias pueden ser muy graves: "Aquella noticia de un señor que se olvidó a su bebé en el coche y provocó su muerte tiene relación con esto, ya que el padre sufría un estrés crónico y su ambiente laboral le impidió cuidar de lo más preciado: la vida de un ser humano. Una actividad superior a la normal te puede inducir a olvidar cosas como llevar a tu hijo al colegio", explica.

Ante este problema, el doctor Vidal manifiesta que "el estrés es un grave peligro para la especie humana" y denuncia que las mútuas no actuan correctamente: "Las empresas delegan en las mutuas, que deberían priorizar este asunto y proteger la salud mental de los trabajadores, cosa que no hacen", asegura.

La alimentación importa

El experto advierte que "está demostrado que la bollería industrial, los ultracongelados y los alimentos con varios procesos de elaboración agravan el estrés, porque disminuyen las herramientas para evitarlo". Por el contrario, detalla, existen alimentos favorables para eliminar esta tensión. Son los que contienen vitamina C, como la naranja y el limón, los frutos rojos, los espárragos, el chocolate con más de un 75% de cacao y el marisco.

Vidal está desarrollando un medicamento para tratar el estrés. Sin embargo, asegura que lo mejor es tomar medidas preventivas antes de acudir a los fármacos. Además de llevar una buena alimentación, destaca la importancia de dormir ocho horas al día y la risoterapia. "Reír aumenta la oxitocina, la hormona de la felicidad, y disminuye directamente los niveles de estrés. Además, con la risa potenciamos otros beneficios a nivel dermatológico, cardíaco y respiratorio. De hecho, en Estados Unidos e Inglaterra ya lo aplican en departamentos de recursos humanos de muchas empresas", incide.

Por otra parte, el médico también pone el acento en la importancia de saber delegarpriorizar lo importante ante aquello que no lo es y recomienda el uso de agendas para organizarnos mejor.

Papel sí, pantallas no

Otra cosa que  puede beneficiar es leer el periódico y libros en papel. Según el experto, "con su uso intervienen tres sentidos. El oler la tinta, tocar el papel y visionar el texto potencia directamente la disminución la tensión". No obstante, advierte que estos beneficios no los tiene leer con el móvil u otras tecnologías: "El estar continuamente ante una pantalla de plasma no es favorable y puede agravar el estrés", dice.