Ir a contenido

Técnica poco invasiva

Vall d'Hebron usa imanes para reducir los cortes en operaciones pediátricas

La nueva técnica, menos aparatosa que con una pinza quirúrgica, permite trabajar más fácilmente y es mucho menos invasiva

El Periódico

Vall dHebron utiliza imanes para reducir las incisiones en cirugía pediátrica. / VALL D'HEBRON

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona ha presentado este viernes una nueva técnica del servicio de cirugía pediátrica que usa imanes para mover tejidos y órganos, lo que permite trabajar más fácilmente y reducir el número de incisiones.

"Es un concepto básico pero útil", ha afirmado el jefe de la sección de cirugía digestiva y torácica pediátrica, el doctor Carles Giné, en la presentación de esta nueva técnica, que mediante un imán que se engancha en las vísceras permite mover los tejidos de una forma menos invasiva.

Este instrumento hace la función de una pinza quirúrgica pero se puede dirigir desde el exterior con un imán más potente y logra reducir el número de cortes.

"Menos incisiones significa menos dolor y menos cicatrices", ha subrayado Giné, que además de destacar la reducción del dolor posoperatorio y las facilidades para trabajar que otorga el imán, ha puesto en valor la reducción de cicatrices.

"En niños tenemos la obsesión de dejar las mínimas marcas posibles de cara a la vida adulta", ha subrayado.
Esta técnica ha permitido que operaciones como la extirpación de la vesícula biliar, que anteriormente requería entre 3 o 4 incisiones, se pueda hacer con una sola incisión por el ombligo.

El manejo del instrumento es muy sencillo, según Giné, que también ha destacado la mejora en la precisión: "Cuando expones mejor los tejidos, la ejecución quirúrgica es más precisa y por lo tanto más segura para el paciente".

Unido a una pinza

El imán, que está unido a una pinza que se engancha a las vísceras o tejidos que se quiera mover, se introduce a través del corte que se hace para introducir la cámara u otros aparatos y permite ampliar el espacio de los cirujanos para trabajar, ya que es menos aparatoso que una pinza quirúrgica.

Giné ha destacado la versatilidad de esta técnica, que se puede usar en muchos tipos de cirugías, pero ha subrayado que están trabajando para mejorarla, ya que el diámetro del imán (10 milímetros) en ocasiones es demasiado grande para ciertos casos pediátricos. Es por ello que ha anunciado que están trabajando en un imán más pequeño, de 5 milímetros, que se adapte a todas las situaciones.

En este sentido, Giné ha recordado que en cirugía pediátrica no se suelen hacer incisiones de más de 12 milímetros y ha subrayado que uno de los objetivos es hacer cada vez menos incisiones y más pequeñas.

Un único corte para extirpar una vesícula biliar

La rueda de prensa ha contado, también, con la presencia de Alba, una niña de 7 años a quien se le practicó una cirugía con esta técnica, y su madre, Lucía, que se ha mostrado satisfecha por el resultado, ya que con una sola incisión umbilical se le extirpó la vesícula biliar sin que apenas haya quedado ninguna cicatriz.

El ideólogo de este instrumento es el doctor argentino Guillermo Domínguez, que hace años que usa esta "cirugía sin huellas" en adultos.

La sección de pediatría del Vall d'Hebron la importó en el 2016 y por el momento es el único hospital en España que lo usa.

Giné se ha mostrado optimista con las oportunidades que abre esta técnica: "Las posibilidades que se abren son inmensas, estoy convencido de que dentro de unos años la introducción de imanes dentro del cuerpo será una práctica quirúrgica habitual en todos los hospitales".

Además de reducir la invasividad, el imán puede tener otras funciones, como recuperar las agujas de las heridas suturadas

0 Comentarios
cargando